Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

¡Edición genética para todos! ¿Quién los detiene?

Cuando hablamos de ingeniería genética, siempre estamos acostumbrados a pensar como si estuviéramos en una especie de fase de transición o incluso a hablar de escenarios futuros. En general, lo que percibimos y transmitimos es una advertencia para informarnos y actuar, de lo contrario el riesgo sería encontrarse sumergido por lo transgénico.

La fase que enfrentamos ahora es aún más peligrosa: no solo estamos en el apogeo de la era biotecnológica y transhumanista, con todo un sistema tecnocientífico que va en esta dirección, sino que las biotecnologías mismas se están convirtiendo en algo más. O más bien están cambiando de cómo los hemos conocido hasta ahora.

El trabajo real para Biotec Industry, un complejo de multinacionales, universidades, instituciones de investigación, fundaciones, asociaciones comerciales, ya no demuestra que la ingeniería genética no tiene consecuencias, sino que la cambia por completo: la manipulación radical. La nueva cara de la biotecnología se llama edición genética. La intención de esta nueva tecnología es reescribir el genoma de un organismo (biología sintética) directamente de la nada, o la “corrección” o modificación de un genoma ya existente (la edición o reescritura). La tecnología de Edición más popular se llama Crispr Cas / 9 porque generalmente usa la proteína Cas9, pero en aras de la brevedad está indicada solo con la primera parte del código: CRISPR.

Esta nueva tecnología parece económica: se estima que el costo de tener una sonda Crispr específica (aparte de la fuerza de trabajo) es de alrededor de unos cientos de euros, un cambio real si consideramos los costos en biotecnología; el segundo aspecto es la velocidad de desarrollo, los tiempos de hecho se reducen de años a meses. Pero el aspecto probablemente más importante para el mundo de la biotecnología, y en particular para las multinacionales agrogenéticas, es la posibilidad de que los productos de Edición ya no sean considerados como los OMG tan vituperados ya que no hay inclusión de ADN extraño. Esto en los países de la UE reduciría en gran medida los costos, especialmente para las empresas de biotecnología como Monsanto y Syngenta, que ya no tendrán que comprar los puestos clave en agencias de seguridad alimentaria como Efsa en Parma o la FDA estadounidense. Incluso para el momento de la aprobación se convertiría en otra cosa que iría de años de interminables procedimientos burocráticos a solo unos pocos meses, pasando por moratorias y restricciones y, en general, lo que quizás sea lo peor, creando una nueva imagen de aceptación absoluta.

No es de extrañar que el totalitarismo democrático esté alcanzando su apogeo para las tecnologías más controvertidas, las capaces de rehacer el mundo, manipular a los vivos dentro de los procesos más íntimos, controlar todos los aspectos de la vida y, si es necesario, poder para destruir todo el planeta, los arsenales atómicos están siempre ahí para recordarlo. Los tiempos actuales de pacificación social y pérdida de
el sentido es el ideal para el injerto de esta nueva fase en la que ya no tiene que temer a la tecnología genética porque esto será aún más entre nosotros y los problemas después de pensar en desafiarla. Están trabajando en estas bases tan sólidas como una jaula de prisión.

Los tiempos de los “semi-terminadores” de Monsanto, de los enemigos Ogm de la agricultura, de los campesinos indios que se suicidan con el glifosato frente a los campos de algodón Bt y de las manifestaciones en la plaza son cada vez más distantes.

Todo el compromiso de hoy va hacia la aceptación social, las compañías invierten mucho más dinero en esto que en investigación, llegan a las escuelas para hacer que los niños “jueguen” con la genética, los entrenan de manera natural, pero artificial es aún mejor Pero no es suficiente, los creadores del mundo biotec saben muy bien lo que tienen en sus manos, o mejor dicho, no quieren sorpresas; en cuanto a la energía nuclear, la campana recreativa tiene que cohabitar con la sirena de alarma que entrena el desastre radiactivo desde una edad temprana. Desde la escuela, vas al metro, luego a barrios, ciudades y, finalmente, a países enteros, como ya ocurre regularmente en Japón y Francia. Como las ciudades inteligentes están predisponiendo con infraestructuras y tecnologías específicas, se espera que pronto la campana comience a jugar más y más en estas partes.

Con las nuevas técnicas de edición genética, el lenguaje de sus divulgadores se volvió más atrevido; Anna Meldolesi habla sobre Crispr como una tecnología desde abajo, donde su fácil aplicación permitiría un control continuo. Incluso se ha iniciado un proyecto en el que toda la información recopilada por los centros de investigación y por los investigadores individuales se centraliza y luego se pone a disposición de la comunidad científica que los solicita. La parrilla tecnológica que aún nos faltaba, aparentemente de la red democrática, pasamos a los genes democráticos. Sin ir tan lejos, la realidad es siempre otra cosa, desde cómo se dice, esto se rompe hacia lógicas que van más allá del simple beneficio, incluso si esto sigue siendo un aspecto que no debe subestimarse; los motivos se encuentran en lo que es cada vez más un proceso que habla el lenguaje imperativo de la tecnociencia …

La unidad de investigación Cibio de la Universidad de Trento encontró una modalidad Crispr capaz de intervenir con mayor precisión para corregir defectos genéticos. No perdió tiempo e inmediatamente publicó los resultados en los canales científicos prestigiosos habituales necesarios para obtener credibilidad y llamó a Evocas9 su resultado revolucionario cubriéndolo como una patente a la espera de ser exhibida, donde los compradores no tardarán en llegar. En los últimos años e incluso hoy más que nunca existen contundentes disputas legales para ganar la carrera all’elorado on the living: para alguien nobel habrá premios y otras patentes multimillonarias sobre aplicaciones terapéuticas que quiera aislar y comprobar lo antes posible para ponerlas en el mercado con nuevas StarTapps. Incluso Big Farma y Big Biotec con los novatos recién casados ​​están en la cima de la atención, pero con una cierta discreción, saben que cuando la confusión disminuya, comprarán todo el cuadrado con los respectivos nuevos cuerpos de control, si es que todavía existen.

Al parecer, al observar cómo se presenta la edición genética, desde periódicos que muestran tecnología como Focus o revistas como Le Scienze, hasta blogueros desesperados y redes sociales, lo que parece ser un factor común es la trivialización de este tecnología. Al mismo cocreador de Crispr le gusta definir a su equipo como un simple grupo de investigación con pocos medios. La historia de Crispr y sus procedimientos requieren familiaridad, no demasiado dinero y un poco de conocimiento en biología y casi se puede iniciar, casi con precisión, porque de hecho no es así. Por un momento te sientes involucrado, finalmente trabajas en serio por la salud, el medio ambiente e incluso puedes elevar una economía, ya que en la agricultura, Du Pont, que es el mayor inversor, espera milagros y sabes que la voz agribusinesse se expresa como si ya hubiera preparado la cosecha. Esta tecnología es tan “básica” que los mismos órganos reguladores de seguridad expresan sus esfuerzos al proponer reglamentaciones, jugando mucho sobre cuánto se manipula realmente, teniendo en cuenta que no inserta ADN externo en los organismos. Al parecer, este discurso parece culpar a los malos “viejos” OGM, pero en realidad se convierte en una acusación aún más fuerte contra aquellos que durante años han inculcado temores irracionales y retrasado el progreso tan importante de la ciencia.

Esta edición genética plantea y da un nuevo vigor a la ingeniería genética en todos los aspectos, obviamente también refuerza la técnica anterior, que ciertamente no se dejará de lado. Ser tan “básico” es equivalente a una contaminación sin precedentes, pero sin haber contado con la necesidad de distribuir para el mundo quintales de soya ogm (como sucedió en Brasil y Argentina por Monsanto).

Obviamente no se reconocen riesgos médicos graves: si las tijeras precisas (que son 100% precisas) cortan el genoma aquí y allá, tal vez causando enfermedades incluso más graves que la que se va a tratar para el que fueron diseñadas (no tan improbable). dañar el ADN transformando la célula sana en una célula tumoral) o crear un tipo de efecto dominó que trastorna todo el organismo, debido al “corte y cosido” antinatural hecho por Crispr. Pero nada de esto parece crear una alarma real o simple atención. Casi parece que hay una conciencia tácita que dice: todo esto está pasando, ya que las consecuencias se repetirán al final de StarTapp. Las voces de las antiguas cariátides de Asilomar también se han planteado para organizar conferencias internacionales, pero para otros riesgos, muy evidentes con la tecnología de Edición: las de la eugenesia. Los inventores de la tecnología de ADN recombinante reunidos en Asilomar hace más de cuarenta años no han podido garantizar nada en ese momento y ciertamente no podrán hacer nada hoy. Especialmente en Alemania, donde el eco de la investigación nazi sobre la eugenesia aún era reciente, una fuerte crítica social marcó la diferencia para evitar el desarrollo de tecnologías genéticas, reforzadas por grupos como el Rote Zora que indicaban lo que para muchos era ahora evidente : la investigación sobre biotecnología recombinante fue la continuación de la investigación nazi por otros medios.

Y es por esto que los institutos de investigación nacientes sobre la reproducción artificial del ser humano han sido tratados con otros medios todavía.

Estas grandes conferencias internacionales llenas de nombres altisonantes parecen llenas de buenas intenciones, pero no tienen ninguna, el beneficio es para los propios promotores y para la causa que van a tratar que parece pasar repentinamente bajo la observación de otra ciencia, no el que mira el transhumanismo, las patentes, los miles de millones y las próximas multinacionales, sino una ciencia hecha de sabiduría y prudencia que realmente mira al hombre y al planeta con un pensamiento global, casi crítico. Como en aquel momento se dijo que aquellos que buscaban vida atómica para la guerra atómica no pueden contarnos historias de átomos por paz, lo mismo ocurre con la genética recombinante, donde fue evidente desde el principio, considerando que los experimentos militares y civiles en conejillos de indias humanos ciertamente no faltaron y considerando que técnicamente era posible seres vivos en un proceso irreversible y esa dirección sería tomada. Incluso en tiempos más recientes ha habido fuertes preocupaciones sobre otras tecnologías como la nanotecnología, Bil Joy, un prometedor científico de Silicon Valley, ha emitido una gran alarma, pero luego creó un nuevo trabajo sobre el desarrollo de una nanotecnología que no está en riesgo de replicación. El científico es el primer atisbo de la posibilidad de un desastre, pero no puede sobrellevarlo o, más bien, no tiene voluntad porque debería destruir su mundo, su fama, sus privilegios y es incapaz de salir del dualismo “buena tecnología”. o malo “, de hecho, el científico es una parte integral del problema, cualquiera que sea su elección.

En el caso de un buen resultado de la edición genética, los promotores están deseosos de señalar que no habrá totalitarismo o imposición, sino libertad total de elección.

Los medicamentos ofrecen opciones a los portadores de mutaciones graves, en forma de pruebas o terapias génicas, cada uno es libre de usarlo o no hacerlo. Una vez más, Meldolesi aclara: “entre la eugenesia de hoy y la de ayer existe toda la diferencia entre la elección individual de un paciente o un padre y la imposición de un régimen a una población”.

Y luego uno se pregunta cómo se establecerá que una enfermedad será tan grave como para justificar una intervención de edición genética. La opción de la libre elección aparece en todo su ridículo, considerando que no queda nada donde no haya mediación de técnicos y especialistas, hablando de medicina esta es simplemente la regla, al menos para la libre elección no pretenden las opciones que ofrece Google en un smartphon.

Las instituciones médicas, de las cuales, por supuesto, las públicas no están excluidas, bajo la presión de un sistema cada vez más técnico, en la convergencia de las ciencias no han encontrado alguna forma de cooperación sino pautas que no han ayudado a elaborar, pero que se ven obligadas a hacerlo. simplemente confirma y cumple.
Hoy en día, las enfermedades que antes se consideraban condiciones simples, la obesidad, por ejemplo, o la predisposición al alcoholismo se consideran enfermedades. El catálogo está creciendo cada año más y más para que el mañana, que ahora es nuestro presente medicalizado, se pueda considerar estados patológicos que hoy caen dentro del espectro de la variabilidad normal.

En el debate internacional sobre edición genética, uno de los aspectos que ocurre quizás con más frecuencia, o tal vez sería mejor decir frenesí, es la velocidad con la que todo está sucediendo. La tecnología genética ha dejado de codificar el genoma de los seres vivos (proyecto Genoma Humano) que de hecho todavía lo vinculó a los organismos a cargo, mientras que ahora en la nueva fase los organismos son editados: ya no leen sino que reescriben su ADN. Desde leer hasta reescribir. No es coincidencia que el interés se dirija a la línea germinal humana sin siquiera esperar las consecuencias que tendrán los primates y otros animales que durante años se reproducen en el laboratorio con estas tecnologías. La tecnología de edición funciona y simplemente se hará. Los experimentos realizados en China sobre animales y embriones humanos implantables que estaban tan horrorizados e indignados hasta hace unos meses y que gritaban a la eugenesia en Europa y Estados Unidos, ahora son una fuente de discusión científica, para encontrar un acuerdo, para manejar eso que en cualquier caso es, de una forma u otra, que los estados, las instituciones de investigación y las multinacionales han decidido poner en marcha. Y, de hecho, como también era previsible, otros países, incluidos Estados Unidos e Inglaterra, anunciaron aperturas para la investigación con la edición genética hacia embriones humanos implantables. Lo que estamos experimentando actualmente es una aceleración sin precedentes de ese proceso de control corporal gracias a la ingeniería genética. Esta gran velocidad sorprende a la política, a la sociedad y a la ciencia misma, nadie estaba preparado para ello; porque los tiempos de las tecnociencias actuales tienen otras velocidades. Para empezar, hay alrededor de diez mil enfermedades genéticas, relacionadas con la mutación de un único gen, que podría eliminarse por Crispr. La tijera Crispr, como lo fue con el cañón genético de los OGM, promete llevar a la derrota definitiva patologías genéticas muy serias y con las mismas tijeras modificará irremediablemente las características somáticas del embrión, según las preferencias de Estados, instituciones médicas, especialistas, los padres. El camino hacia la eugenesia está nivelado, pero no estamos hablando del nazismo, dado que la eugenesia actual tiene recursos y recursos tecnológicos inimaginables en esos años.

Sobre la cuestión es importante escuchar lo que proviene del mundo transhumanista, el protagonista de la revolución crisper. Las manipulaciones genéticas son, con diferencia, las tecnologías más prometedoras, confirma Roberto Manzocco, investigador transhumanista: “Ya hemos probado procedimientos: como el Crispr Cas / 9, una técnica que le permite modificar relativamente poco desperdicio del genoma humano. Al final, el primer paso hacia la transformación de nuestra especie se presentará al público en general; en par cular, trabajaremos arduamente en la prolongación de la vida, la forma física y la juventud “. Un tema que fascina a Silicon Valley, siguiendo a Google, que comenzó la investigación dentro del Proyecto Life Extension.

Sin ir a Palo Alto en Italia también, cada vez más partidos transhumanistas están tomando más y más pasos en los lugares, esta es la razón por la cual los cursos de Singolarity University son cada vez más exitosos, este pensamiento-agradecimiento estadounidense acaba de abrirse en Roma (después de la primera oficina en Milán): “Para ayudar a las personas, los gobiernos y las empresas a comprender las tecnologías más innovadoras. Sus impactos sociales y su papel en la solución de los grandes problemas de la humanidad ” , sus proclamas no pretenden ser llamados inofensivos. Sin tener que pretender hablar de oposición, ya que en este nuevo escenario no hay ni una pizca de crítica y reflexión que vaya más allá de los límites del problema o que se limite a describirlo en lugar de entender realmente lo que está sucediendo. Escuchamos acerca de la eugenesia con extrema ligereza, la trivialización prevaleciente ahora ha ganado la delantera. Si todo este escenario ya es así entre nosotros, tan común, ¿qué queda por hacer? Para sufrir, sufrir y sufrir el poder que ahora ni siquiera necesita ser coercitivo y autoritario o para desplegar ejércitos. Nadie impone el AMP y, sin embargo, lo hace en nombre de la libertad, a medida que aumentan las drogas, las vacunas nuevas, el miedo a lo que no se conoce, las ansiedades estéticas que conducen a programas de apoyo para la implementación del cuerpo pasan de forma voluntaria. Y cuando esté listo para dar al sistema médico y a la investigación científica el manejo de su cuerpo, su salud, su vida diaria, la procreación de los niños será realmente difícil de injertar en un grano de crítica que no se considera loco y quién él expresa que ya no debe ser colocado en secciones especiales para presos políticos, sino para ser tratado como un caso médico.

Los tiempos corren muy rápido, lo que antes se consideraba una tecnología antiética puede pasar de un momento a otro en una tecnología de referencia. Todo esto no porque, mientras tanto, la empresa haya cambiado con nuevas solicitudes y necesidades, sino porque algo ha cambiado una vez más en el paradigma tecnocientífico y la sociedad solo puede adaptarse.

Sin embargo, es dentro de este tiempo que siempre nos deja atrás que es importante detener las piezas e intentar volver a ensamblarlas en otros momentos del proceso tecnológico. Los tiempos de buena voluntad han terminado y el presupuesto era solo limosna.

https://contratodanocividad.noblogs.org

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar