Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

La CNT, Unión Soviética y el "Informe Pestaña"

Si bien desde el punto de vista teórico el anarquismo y el marxismo son doctrinas contrarias, en la historia de principios del siglo XX podemos observar cómo los apoyos a revoluciones de corte marxista fueron generalizados dentro del triunfante movimiento anarquista y anarcosindicalista de la España de los años ’20. Durante el segundo congreso nacional de la CNT en el Teatro de la Comedia de Madrid (diciembre de 1919), entre otras cosas, se aprobó la adhesión provisional del sindicato anarquista a la Tercera Internacional y el envío a Moscú de una comisión para que ésta informara y diera inicio, si era necesario, relaciones diplomáticas con la cúpula bolchevique.

Con el triunfo de la Revolución rusa de 1917 el movimiento anarcosindical, en general, se mostró muy entusiasmadamente favorable a tal hazaña del proletariado, pues por fin se veía realizado el tal ansiado sueño obrero de una sociedad justa, igualitaria y libre, mediante unos soviets que debían servir para satisfacer -y defender- los intereses de la clase obrera. Pero pronto comenzaron las divisiones internas dentro de la CNT sobre el apoyo a la joven Unión Soviética. Esta división se hizo palpable en las editoriales de los dos grandes diarios obreros más leídos en aquellos años: Tierra y Libertad y Solidaridad Obrera. El primero fue el claro ejemplo de la apología de la triunfante Revolución bolchevique, mientras que el segundo –con Ángel Pestaña como director- se mostraba reacio hacia el sistema soviético. En 1920 una comisión representante de la CNT, encabezada por Ángel Pestaña, Gaston Leval y Fernando de los Ríos, aterrizó en Moscú. A partir de la entrevista de Pestaña con Lenin, la asistencia -y participación- en congresos políticos y sindicales, etc, la comisión pudo elaborar una serie de documentos con lo visto en su viaje a Moscú, y con las críticas pertinentes para enviar a España bajo el nombre con el que se conocería en todo el movimiento sindical revolucionario: El informe Pestaña.

Dicho informe llegó a España en 1921 y se publicaron a principios de 1922. Tal informe fue el causante de que a partir de ese año, todo el movimiento anarquista y anarcosindicalista dejara de apoyar a la Unión Soviética bajo un enorme compendio de críticas hacia la ya existente centralización, burocracia y separación entre el Partido –ya consagrado como una nueva clase dominante por encima del proletariado- y las masas. El informe Pestaña también provocó la desbandada de muchos comunistas militantes hasta el momento en CNT, tales como Joaquín Maurín, Hilario Arlandis o Andreu Nin. A partir de 1922, la llegada de noticias sobre la persecución, encarcelamiento y ejecución de muchos militantes anarquistas, así como la incesante pérdida de peso de los sindicatos, hizo que las críticas hacia la Revolución bolchevique fueran aún más feroces, y limaron cualquier resquicio que aún pudiera quedar de filosovietismo dentro de la CNT. Al informe Pestaña, además, se le sumaron las críticas provenientes de grandes figuras internacionales del anarquismo tales como Emma Goldman o Rudolf Rocker.

Finalmente la CNT dejaría de formar parte de la III Internacional y de la Internacional Sindicalista Roja para integrarse entre 1922 y 1923 en la refundada AIT constituida en Berlín. Las críticas a la Unión Soviética y al bolchevismo en general por parte del movimiento anarquista y anarcosindicalista hispano desde los años ’20 en adelante podrían resumirse en las palabras de Josep Prat escritas en Almanaque de Tierra y Libertad para 1921 que fueron las siguientes:

“En Rusia hay una autoridad que manda y por lo tanto suprime la libertad individual, una burocracia que fusila al que no obedece, un capitalismo de Estado que militariza el trabajo (…)”.

Con el recién creado Partido Comunista de España y el BOC (Bloc Obrer i Camperol), el distanciamiento y el enfrentamiento político entre el movimiento anarquista y el marxista crecería de forma exponencial como nunca antes lo había hecho. Militantes como Vicente Pérez o Pere Esteve, habiendo pasado una larga temporada en Moscú, también publicarían sus memorias en forma de críticas voraces contra la joven Unión Soviética asegurando que “allí no hay dictadura del proletariado, sino dictadura del Partido Comunista”. “El partido llamado comunista, que de comunista no tiene más que el nombre, divide a los hombres en tutores y tutelados(…)”.

Borja Mera Barriobero

(@borjalibertario )

Tags: historiaCNTURSSPestañacomunismo
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.75 (2 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar