Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

La Comuna de Encarnación, la primera comuna libertaria de América

El 20 de febrero de 1931 un movimiento de anarco-comunistas paraguayos toma la ciudad de Encarnación –limítrofe con Posadas, Argentina- sin efectuar un solo disparo ni derramar sangre. La Toma de Encarnación se denominó en ese momento como la “Primera Comuna Libertaria de América”. Estaban inspirados en las ideas libertarias de Rafael Barret y la Comuna de París. El movimiento revolucionario elaboró un manifiesto denominado Nuevo Ideario Nacional. Algunos de los referentes del movimiento fueron Oscar Creyd, Ciriaco Duarte, Obdulio Barthe y Cantalicio Aracuyú, entre otros. El operativo duró 16 horas. Las principales autoridades de la ciudad, encabezadas por el Delegado de Gobierno, abandonaron la ciudad apenas da comienzo el levantamiento.

Ante la reacción del Gobierno que envió por tren tropas del ejército para sofocar el movimiento, sumada a la falta de apoyo en el resto del país, sus protagonistas principales debieron huir en un barco a vapor rumbo al Alto Paraná, con dirección a Foz de Iguazú, Brasil, a donde fueron a refugiarse. Otros lograron huir por distintos medios internándose en la selva.

Esta revolución debió haber ocurrido en todo el país, con las principales tomas de Asunción y Villarrica. El golpe en Concepción tampoco se dio por dificultades de comunicación. Solo se concretó en la capital de Itapúa. “Y no es que haya sido así nomás, una intentona a ciegas llevada a cabo por un montón de locos revoltosos. La toma de los puntos extremos y medio de la línea de ferrocarril que unía Asunción, Villarrica y Encarnación obedecía a un plan estratégico: la paralización de la única vía terrestre  de comunicación directa y eje del movimiento comercial interno y externo del país.” [1]

Cantalicio Aracuyú, uno de los organizadores fue herido de bala en la cabeza por la policía, por lo que no pudo escapar con sus compañeros. Tuvo que soportar la cárcel, y los maltratos de los policías. Sin embargo, se recuperó, y continúo luchando por la causa libertaria, hasta su muerte en la década de 1980.

Un fragmento del manifiesto del Nuevo Ideario Nacional rezaba "Para esta lucha llamamos al pueblo a la calle y abrimos, en plazas y boca-calles, la Escuela de la Revolución. Queremos hacer revivir en la conciencia de la nacionalidad el espíritu inmortal del año 1811. Batallamos por la tercera, la última emancipación del pueblo paraguayo"

[1] “La toma de Encarnación” Versión libre de Charles Da Ponte, basado en el libro "1931 - La toma de Encarnación" de Fernando Quesada, 1985.

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar