Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

[Poema] Mi jaula de marfil

Introducción 

Este poema está dedicado a ciertas personas de cierto grupo de gente con las que yo compartí momentos y experiencias, pero que con el tiempo me hicieron daño y con las que actualmente no guardo ningún tipo de relación.

Es curioso, como pertenecer al grupo de "las locas", condiciona las relaciones sociales que una persona pueda llegar a tener, y es muy curioso también como con el paso del tiempo, algunas de esas personas que quizá te marginaron o te menospreciaron, al comprender que lo que una ha padecido es un tipo de trastorno mental, se acaban acercando y pidiéndote perdón por lo sucedido. Esto me ha pasado, al menos, en varias ocasiones.

Pero lo que os quiero contar esta vez, es sobre como unas determinadas personas de un cierto entorno, no sé si por creerse por encima de mí, acabaron tratándome de forma poco respetuosa y a veces vejatoria. ¡Pues bien! Yo acabé explotando, de una forma que quizá no tuviera nada que ver con lo acontecido, pero que a fin de cuentas fue mi reacción a lo que me estaba pasando. Exploté con tan mala pata que acabe de nuevo (esta quizá sea la cuarta vez que acabo ingresado y no descarto que las anteriores veces también tuvieran que ver con las mismas causas) en el psiquiátrico.

Mi última crisis dio para rato, y quizá me tenga que disculpar ante bastantes personas y colectivos por mi comportamiento y por mis actos. Aquí lo hago. Si os digo la verdad me da miedo acercarme a la bandeja de correos enviados de mi mail porque no sé lo que me voy a encontrar. También pido perdón sobre todo a una compañera por mis reiteradas faltas de respeto y espero que no se repitan en ningún momento más ni con ninguna otra persona. La verdad es que ahora que llevo estable casi año y medio, y que he vuelto a rehacer mi vida con otras personas y habiéndome enfrentado a situaciones parecidas en las que en su día fallé, no se han vuelto a repetir los mismos patrones y al menos de momento he conseguido cambiar mi actitud ante ello.

Hoy al encontrarme casualmente con una compañera por la calle y al pararnos a hablar, ha surgido en la conversación una de estas personas con las que yo choqué o no aguante. En su momento, cuando, aunque quizá de una manera paranoide yo denuncié el trato de estas personas hacia mí, nadie me apoyó y más bien me dijeron que todo era cosa mía, pues bien, hoy esta compañera me ha dado la razón al menos en lo referente a una de esas personas, dejándome asombrado, ya que después de mi última crisis, yo ya estaba pensando que eso era cosa mía y que eran mis propias alucinaciones, al menos en gran parte, las que condicionaban mi pensamiento. Pues bien hoy ya no me encuentro tan solo.

Aún así, como bien pone en el poema, yo no soy un santo ni quiero, pero que quiere decir que no siempre me he comportado como se esperaría de mí. Esto se ve en mis crisis en las que he obrado con poca sabiduría y también en un hecho que ocurrió en mi preadolescencia y que creo que es de la única cosa, que he hecho, de la que me arrepiento en mi vida. Por ella también pido perdón.

Por lo demás espero que la consciencia de mis actos, me haga poder mejorar mis actitudes y mis actos, esperando mejorar en mi vida al menos dentro de lo que me deje la esquizofrenia. 

Como conclusión, si es que vale de algo, es que no creo que haya nadie perfecto y es que creo que no se puede llegar a la perfección, pero siempre se puede mejorar y pulir nuestras asperezas, pero como bien decía mi compañera esta tarde, solo puedes hacerlo si eres consciente de ello y pones de tu parte para mejorarlas. El problema está cuando te regocijas en tus actos y no das tu brazo a torcer aunque al no hacerlo le cueste caro a lxs demás.

Aquí queda mi compromiso a no caer en la dejadez y a seguir luchando por los sueños que quizá muchxs de nosotrxs compartimos desde la coherencia y la honradez.

***

A mis queridxs enemigxs

-Mi jaula de marfil-

Cuando yo pienso,
y solo lo pienso yo,
me enfrento a una jaula de gritos
que aumentan mi desazón.

Si sigo sintiendo
y en el espejo me veo,
a veces no me reconozco
por seguir sufriendo.

En esto que me planto,
y me hacen falta sus mimos y sus besos,
en esta realidad confusa
en la que enemigxs he hecho.

Ahora, que veo, que el brote es sincero,
me meto en el baúl de los recuerdos
y veo sufrimiento
de alguien erróneo pero no muerto.

En el fondo de mi corazón,
sigo alimentando la utopía,
como un día soñé
en un pupitre del colegio.

En mi querer interno,
ahora que la trinchera no piso ni me meto,
me veo envuelto en un sin fin de cordura
que yo loco, en pocos sitios contemplo.

Me he mirado en el espejo
y a un monstruo he visto en el reflejo,
que ha defraudado sus principios
en el fondo, ahora sé, por creer en un mundo nuevo.

Y me río, me río de nuevo,
¡y lo sé! Un santo no soy ni quiero,
pero desde el espejo también contemplo
a un hombre capaz y pleno.

Por eso ahora,
que de observador me encuentro
y me dicen del pasado
que razón bien llevo,
me doy cuenta de que no estoy solo
y de mi chepa desaparece peso,
pues me tratasteis mal
y en una bestia me estabais convirtiendo,
con ese trato,
yo me estaba perdiendo.

-Richie punk-

Tags: poemapoesíajaulalibertad
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.75 (2 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar