Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

La vía eslovena

Cuando el Señor Torra habla de la vía eslovena a la independencia de Cataluña, no sólo miente y provoca, sino que además anuncia públicamente que planifica un golpe de fuerza contra el gobierno central.

El señor Torra ha perdido el norte, la prudencia y el sentido común, aunque sólo sea porque cuando se planifica tal cosa, no se dice en público.

La vía eslovena se fundamentó en estos tres hechos, que no se dan en la situación catalana:

1. Eslovenia celebró el 23 de diciembre de 1990 un referéndum en el que, con una participación del 93,3%, el 94,8% de los votos emitidos fueron favorables a la independencia (lo que equivalía a un 88,5% del total del censo). La participación en la consulta catalana del 9N fue de 2.305.290 personas, ligeramente por encima del 33% de los llamados a votar. El 80,76% de los votantes de la consulta catalana han votado sí a las dos preguntas propuestas. Por tanto, quieren que Cataluña sea un Estado y que este sea independiente; un 10,07% de los votantes han votado sí a un Estado, pero no a su independencia de España. El no a ambas cuestiones apenas ha alcanzado un 4,54%. En resumen: el apoyo a la secesión de Catalunya atrajo el 9-N del 2014 al 34,42% del censo electoral; el 27-S del 2015, al 35,68%; y el 1-O del 2017, al 37,8%. Insuficiente en todos los casos, si lo comparamos con los resultados eslovenos, que fueron de un 88,5% del total del censo.

2. Yugoeslavia era un Estado en descomposición, fruto de la desaparición del bloque soviético. En Eslovenia existía un ejército esloveno, dada la concepción de defensa territorial y federal, de carácter guerrillero del Estado Federal Yugoeslavo. ¿Dónde está el ejército catalán? ¿Los sufridos mossos? ¿Pretende Torra que el Estado central disuelva definitivamente el cuerpo autónomo policial? ¿Nos está diciendo que controla a los mandos militares del cuartel del Bruc? La respuesta a todas esas preguntas es tan evidente que califica objetivamente el discurso del señor Torra como estúpido, alocado e imprudente. La independencia eslovena provocó una guerra que duró 10 días, y que causó 18 muertos en el lado esloveno y 44 en el lado del Ejército Federal Yugoslavo, más 12 extranjeros que pasaban por allí. ¿Quién pondrá los muertos en la guerra de independencia catalana? ¿Usted, señor Torra? ¿Y cuántos? ¿Y quiénes serán? ¿Qué duración tendrá esa guerra?

3. Entre Eslovenia y Serbia se interponía el Estado de Croacia. La guerra de Eslovenia quedaba muy lejos para los serbios y además carecía de una fuerte minoría racial serbia. Serbia sabía que la guerra decisiva era la croata. ¿Dónde está ese Estado tapón intermedio en la Península ibérica, señor Torra?

¿Es consciente el Señor Torra que cuando habla de la vía eslovena a la independencia de Cataluña, no sólo provoca, sino que además anuncia públicamente que está planificando una insurrección contra el gobierno central? Si es consciente, es ridículo; si no es consciente, debería dimitir por inútil.

El señor Torra, además, cuando habla en público, lo hace como President de la Generalitat, en función de su cargo público. ¡No son declaraciones irrelevantes de un sectario intelectual sin responsabilidades políticas, ni poder alguno!

¿Qué pretende el señor Torra con tales declaraciones?

Es evidente que no está fomentando el pacifismo, ni la tan preciada vía legal y pacífica de los independentistas catalanes. ¿Anuncia la lucha armada contra el ejército español? ¿Está planificando una insurrección? ¿Con qué y contra quién? ¿Libertad o muerte, señor Torra? ¿La Santa Hermandad Catalana de la Bandera Negra?

El señor Torra ha llegado a una fase de abatimiento y desasosiego en la que prima el fanatismo sobre la racionalidad: “cuanto peor, mejor”. La élite catalanista lo tiene muy claro y sabe que todo proceso independentista necesita algún que otro muerto: “unos cuantos mártires acelerarían el proceso”. La huelga de hambre de los cuatro dirigentes independentistas en prisión preventiva puede radicalizar la situación hasta límites insospechados e indeseables…

Se anuncia ya la batalla de Barcelona del 21 de diciembre. Las armas están en alto; todos perderemos. Se equivocan quienes creen que lo peor sería una nueva aplicación del 155.  Lo que se vislumbra en el porvenir más inmediato, si nadie trabaja por evitarlo, es la aplicación de los artículo 55 y 116 de la Constitución, esto es, la derogación de algunas o todas las libertades o derechos constitucionales y la proclamación del estado de excepción o de sitio. Y eso implica una auténtica catástrofe económica, que pagaremos todos: unionistas, independentistas, indiferentes, hartos o hambrientos de tanta tontería, españoles todos y catalanes.

Esa es la vía eslovena, pero me temo que en el fondo el actual Presidente de la Degeneralidad que nos desgobierna prefiere la vía kosovar a la eslovena.

Estamos al borde del abismo, aunque al señor Torra no le importaría dar un paso adelante: es un kamikaze.

Agustín Guillamón

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar