Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Volar cometas: ejercicio físico, mental y reflexivo

Reflexiones luego de una actividad vista como algo inusual dentro de la lucha

Volar cometa es también conectarse con la naturaleza, porque al mantener la cometa volando, la mirada casi no se despega del llamado cielo donde también transitan nubes, aves y los despreciables aviones, drones y parapentes. Es ahí que la intención de aquella mirada al cielo traspase hacia la reflexión sobre quienes en realidad deberían transitar los aires y quienes a la fuerza lo transitan generando contaminación sonora, visual y química artificial además del espacio que ocupan que también genera golpes hasta mortales para lxs aves en las que también han sido trituradxs por turbinas o hélices.

Sobre quién o que persiste volando cuando chocan entre aves y drones. A veces caen aves y a veces caen drones, es una lucha ahí arriba.

Volar además de ser un acto que solo lo ejecutan quienes fisiológicamente han nacido adaptadxs para eso, es un comportamiento de comprensión y entendimiento de los aires, es aprovechar las corrientes de aire al conocerlas, no es siempre luchar contra sus corrientes ni a capricho de ningún tipo. Es por un desplazamiento que llevará a encontrar abrigo, comida o a sus bandadas (grupos de aves).

Conquistar los aires, es un pensamiento dominacionista  que no acepta que no se trata de luchar contra la naturaleza.

El asunto es comprender la naturaleza, así como a nosotres mismes, un camino del cual nos hemos distanciado con la civilización.

Comprender la naturaleza, es aceptar lo que somos y vivir con eso. Solo esa fortaleza no dará lugar ni chico ni grande a promesas reales o no, de una mejora genética para ser superiores como especie o entre nuestra misma especie. Ese asunto de querer ser superiores, es una propuesta Transhumanista, la supremacía de la especie animal humana mejorada sobre la especie animal humana que se resista a ser superior a otres, y sobre las demás especies animales o de cualquier otro llamado reino (vegetal, moneras, protista,...).

Por motivos de las infiltraciones de corrientes ajenas a la libertad, dentro de los movimientos pro libertad, es que se está llevando las luchas hacia el lado de la dominación. Aceptando así la intromisión de las nuevas tecnologías en nuestras vidas y hasta en nuestras luchas.

Tal es que por el lado del antiespecismo se quiere introducir la reprogramación de las especies animales predadoras para que ya no lo sean o en todo caso se vayan exterminando mediante pastillas anticonceptivas o modificaciones a sus genes que podrían ser esparcidos mediante fluídos o relaciones de otros tipos. Es el arma de la dominación: la bionanotecnología su transgenia y otras aristas. Además de las propuestas que ya están siendo ejecutadas, las del uso normalizado de “alimentos” transgénicos así como de suplementos como las de B12 y otras vitaminas de origen transgénico “para que lxs veganxs sigan conservando su tan aclamada ética”. Así como la modificación alimenticia de lxs demás animales como lo hacen con perrxs y gatxs, obligándoles a comer alimentos no fisiológicos solo porque “el amo o la ama veganx no quiere ser antiéticx por proveerle comida con carne de otrxs animales o no le deja que estxs se alimenten por sí solxs cazando en la ciudad”. Además de la carne sintética que se promueve harto como única o eficaz solución al especismo.

Por el lado del antipatriarcado, tenemos al uso de pastillas anticonceptivas cuando bien se podría practicar diversas tácticas antes usadas como evitar los días fértiles en el ciclo de la menstruación, o la abstinencia, o el dejar de lado principal el acto sexual de penetración, o el conteo, dejar de sacralizar la heteronormatividad, la automasturbación o masturbación mutua, etc...

Otro uso en la lucha que fortalece el dominio tecnológico y farmacéutico es la de las intervenciones quirúrgicas de “cambio” de sexo que en realidad son solo cambio de apariencia ya que muchas veces no van de la mano con las hormonas y sentires solo para proyectar una imagen la cual no se tendría que proyectar con imagen más sí con acciones. Me refiero a si alguien se siente “de otro sexo” que se relacione sin estas intervenciones que son también jaulas físicas y mentales reforzadas pro discursos estéticos infiltrados en el movimiento de clara perspectiva izquierdista esa que desea también que la poli le proteja o que el juez otorgue justicia, ... Producto de ese pensamiento es la problemática poco abordada en el movimiento lgtbiq que es la gentrificación que generan la mayoría de sus activistas o beneficiadxs en barrios donde se desplaza a la gente que vivía ahí por el brazo represivo legal seguro y estético de las inmobiliarias y sus “limpiezas de urbes antes feas e inseguras sus calles”. Vean el caso Lavapiés en España por si poco o nada saben sobre el asunto. Menos mal que siempre hay mentes críticas dentro de cada movimiento que alzan su voz ante lo que la mayoría por beneficio propio y común elige callar o mirar apáticamente al lado.

Hay compañeres que han dado fuerte lucha por la liberación total sea en difusión como en acción, pero que al parecer les ha faltado ahondar en la crítica al uso de las tecnologías nuevas o viejas dentro de sus cuerpos que han terminado por manejar sus mentes. Así que este no es un mensaje para hundirles, sino para que alcen su crítica hacia lo que han normalizado en sus vidas, eso también es parte de la llamada de-construcción.

Por el lado del ecologismo, sobre todo en agrupaciones mediáticas, se nota demasiado esa propaganda de las llamadas energías verdes y cuando se les hace ver responden que al menos no son tan contaminantes como las otras energías. Para eso solo podemos decir que investiguen sobre que empresas o corporaciones son las que con nuevos nombres ahora promueven las llamadas energías verdes, verán que son las mismas que aún mantienen las otras energías funcionando. Y no solo son empresas, porque estas difícilmente quizás concretarían sus acciones si no fuera con la ayuda cómplice de los Estados en todo el mundo. Un claro ejemplo de esto es la región llamada Alemania que se autodenomina la más consciente respecto a las energías que usa siendo una de las más conocidas por el uso de estas energías verdes, sin embargo su uso de las otras energías como las que provienen del carbón sigue siendo parte importante de sus planes, investiguen el caso del Bosque de Hambach y su lucha contra la extracción de carbón que lleva más de 40 años. Y es que las nuevas energías no pueden ni ahora ni nunca funcionar sin las viejas energías, sino pregúntense de qué se elaboran las hélices de las turbinas eólicas, de los paneles solares, etc...

Hasta se promueve también el uso de la geoingeniería “para ayudar a los ecosistemas a recuperarse”. La geoingeniería es la nueva forma de cambiar climas de diversos ecosistemas o zonas donde su alcance pueda hacerlo o intentarlo, es que claro aún no es perfecta esa nueva industria. Industria y forma de energía que su uso primordial es para amoldar el clima a conveniencia del capital del Poder para sus planes de comercio y dominación. Si en realidad les importara lxs habitantes de distintas especies tal como suelen decir cuando dan explicaciones porque les gusta modificar climas, dejarían de usar esta herramienta que termina directa o indirectamente perjudicando no solo al ecosistema donde se le aplica sino también a otros ecosistemas porque los ecosistemas no están apartados, están interconectados.

Y sobre el uso de transgénicos que algunxs promueven y otrxs que lo rechazan, sobre estxs últimxs usualmente no es por el tema de dominación que la transgenia representa, sino por la inseguridad de control que estas suelen mostrar en su uso. También lo hacen porque generan enfermedades a nuestra especie, y solo se preocupan por las otras especies cuando estas son de uso exclusivo de nuestra especie, porque si en verdad les importara estas otras especies no estarían a favor de la energía nuclear con sus 2 llamativos ejemplos de nocividad como el de chernobyl y fukushima. Claro, dicen que la energía nuclear es preferible a las otras energías por efectividad y “limpieza”. De nuevo estamos cayendo en “el mal menor” para conservar la civilización y su larga vida superficial, domesticadora y destructiva.

La geoingeniería es también usada con excusas de control sanitario.

Volviendo a los drones. Estas máquinas van en aumento, cada vez más sofisticadas por ende peligrosas. Entre otros los drones que hoy nos vigilan bajo la careta de la seguridad, ya están siendo adaptados para su verdadero uso armamentista de espionaje y represión:  para disparar con rango de falla cada vez menor. Y es que a las tecnologías viejas y nuevas para mantener la dominación, las necesitan siempre represivas para la defensa de sus maquinarias, laboratorios, fábricas, imperios, interéses, bancos, cárceles,...

A estos, les siguen las patinetas voladoras tipo “duende verde” o tipo “scooter”, la cantidad de energía o combustible del tipo que sea que se usa para mantenerlos en el aire, para acelerar más y para mantenerse más tiempo en el aire.

Les siguen los carros voladores aún en prototipos así como las futuras carreteras en el aire para estos vehículos “para salvarnos del tráfico” que las mismas ciudades y sus máquinas de transporte de mercancías (sí, nosotrxs también somos parte de esas mercancías que transportan a diario). Ya se usan los llamados taxis voladores con helicópteros para la ciudadanía tal como se ha promovido hace semanas en la región Perú con un costo de 100 dólares por transporte. Los autos voladores por motivos estratégicos económicos han tenido una interferencia con la prioridad ahora de automóviles autónomos (sin piloto humanx), manejados por la inteligencia artificial que ya están siendo probadas en uso público en Arizona con el apoyo de Pizza Hut mediante coches repartidores de pizza. Hace meses se informó que uno de estos autos autónomos habían atropellado a una señora, lxs científicxs como siempre hacen justificaron este accidente argumentando que la señora se cruzó intempestivamente. Pero a pesar de todo eso, la crítica común u oficial solo va por los accidentes que estos podrían causar, y no por el papel de lado de la dominación que estos representan y refuerzan.

Y como una cosa lleva a otra, nos daremos con el motivo principal de esta actividad de volar cometas, que es darnos cuenta que todo lo creado artificialmente solo es con fin de dominación, sí, las ciudades, las culturas, ideologías y los productos que consumimos en su mayoría hoy en día también son productos artificiales.

Y a su vez, es una terapia anti-estrés de todo lo que las ciudades y el progreso nos carcome día a día.

Y no, no es que con esta terapia intentemos amoldarnos o normalizar toda esa opresión, sino para mantenernos en equilibrio físico mental y emocional y también para comprender la urgente necesidad de acabar con todo esto.

Comprender además que si no podemos volar, no reneguemos por eso ni nos sintamos inferiores, ni intentemos cambiar esa realidad. Menos con propuestas tecnológicas que son por ende artificiales y nocivas.

Aprendamos a aceptar esta realidad y a disfrutar de lo que somos, y a disfrutar de quienes sí pueden fisiológicamente hacerlo. Porque eso también es parte de nuestra liberación, amarnos y aceptarnos tal como somos y respetar a otres tal como son.

Y desterrar esa idea de seres superiores y seres inferiores.

*Algunxs animales de ciudad que aman la libertad en los aires*

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Por favor, acceda con sus datos para poder comentar