Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Análisis del Target Anarcosindicalista descubre un problema de Diversificación

El anarcosindicalismo es la figura elegida por el socialismo libertario para organizar la lucha social. Si su mayor virtud es llevar la democracia directa a grandes poblaciones, aumentar la conciencia y promover la libertad y la solidaridad; si el anarcosindicalimo satisface las expectativas de sus miembros ¿Por qué no se practica extensivamente? Vamos a estudiar el nicho y el alcance anarcosindicalista.

Análisis de situación: el target Anarcosindical

El anarcosindicalismo fija sus expectativas en un sector de la población que nosotros creemos que es muy amplio, pero en realidad es muy estrecho: trabajador escasamente cualificado o con cualificación media. Estas categorías se contraponen a las de 'no trabajadores' y 'trabajadores de alta cualificación'.

El ejemplo de España es válido prácticamente en el resto de países del mundo. Partimos de una población de unos 45'6 millones de habitantes, de ella activa de 22'69 mill [10], 4'1 mill de parados y alrededor de 18'4 millones de trabajadores, de ellos el sector de trabajador con cualificación media-baja en España supondría un 60-70% de los mismos, unos 12'6 mill de trabajadores, que no estaría mal. Sin embargo es un perfil cada vez más escaso, la cifra está lejos de la realidad.

Obviando las maniobras de represión y alienamiento que se pueden emplear para desorganizarnos, hay grandes grupos de trabajadores que no logramos articular:

- Paradas/ excluidas, 4'1 millones [1] de la población activa

- Autónomas, 3'2 millones [2] de la población trabajadora

- Precarias, 4'2 millones [3] de la población trabajadora

- Pequeñas empresas*, 1'9 millones [4]

- Profesionales cualificadas, de altos salarios con sus necesidades cubiertas, 30% de la población activa [5], unos 5 millones de trabajadores.

- Restamos también un 30-40 % de trabajadores de derechas y conformes con su trabajo [11].

- y los alrededor de 2 millones de afiliados a otros partidos y centrales...No seguiremos restando.

Si el sindicalismo pierde terreno el anarcosindicalismo también.

Lo peor es que si el Paro Juvenil es de alrededor de un 55.5% el anarcosindicalismo no llega al sustrato social regenerador [6] de la sociedad. Recordad esto: los Jóvenes son el oro de la sociedad, sin jóvenes no hay anarquismo!

Es decir, en el seno de la clase trabajadora ahora hay 13'4 millones de trabajadores que no se ajustan a los parámentros de obreros tradicionales, 700 mil más que nuestra población target! Esto de por si explica muchas cosas.

¿Quién nos queda para afiliar? Se dice que en España hay unos 25 - 50.000 anarcosindicalistas entre CNT, CGT y resto de centrales. A la vista de las dificultades es un verdadero milagro.

El Estado rompe el obrerismo: Anarcosindicalistas sin respuesta

A las tradicionales categorías de Parado y Pequeña Empresa que existen desde los principios de los tiempos se le suman Autónomos y Precarios. A demás nosotros sumamos a los Jóvenes por su importancia.

Estas categorías no son aleatorias, que nosotros nos inventemos, forman parte de una estrategia deliberada de desestructuración del proletariado. Tanto los precarios como los autónomos son categorías nuevas, en alza y que el Estado ha promovido mediante leyes. Un plan estratégico no declarado.

- En 1992 con la entrada en la CEE quisieron transformar la sociedad eliminando a los trabajadores convirtiendolos en propietarios y empresarios  [13].

- En 1994 se publica la ley de las ETTs, comenzando con la era del precariado y el contrato basura.

- En 1999 se disuelve la separación entre banca comercial y de inversión. Empezó la cultura "emprendedora" a remolque  del ladrillazo y el  pelotazo, de la mano del coaching y del crédito fácil.

El resultado fue la división laboral expuesta más arriba, la desintegración de la clase trabajadora en subclases con distintos intereses y leyes, y cómo no, la Crisis de 2007 que aún sigue activa y no parece que vaya a remitir. Todo en menos de 20 años.

Es decir, el Estado a través de los distintos gobiernos, correas de transmisión del verdadero Amo, el IBEX-35, ha estado vaciando la categoría de "trabajador asalariado", target del anarcosindicalismo y el sindicalismo en general. El Estado ha cambiado la estructura laboral del país por medio de leyes, las empresas se han adaptado, los trabajadores se han tenido que adaptar, pero los sindicatos no lo han hecho.

¿Qué producen estas divisiones artificiales? Que muchas de los aludidas como trabajadoras por el anarcosindicalismo no se sientan identificadas como tales, ni con el obrerismo ni si quiera con el trabajo! Son unos 22'69 millones de personas que no se sienten representadas con nuestro discurso. Paradógico, se creen la propaganda del Estado de que son empresarios-propietarios pero aún así necesitan trabajo como cualquier obrero.

Izquierda sorprendida de la "ignorancia obrera"

La supuesta superioridad cultural hizo que ante la victoria del PP últimas elecciones en España muchos se echasen las manos a la cabeza sin explicarse por qué los obreros les votaban. Lo mismo en la Francia de Lepen o USA con Trump o UK con Ukip. ¿Qué prometían? Trabajo. Una promesa que ellos si pueden realizar porque poseen los medios de producción. Ellos son capaces de Satisfacer sus expectativas. Otra cosa es que lo vayan a hacer. Nuestra ganancia es su pérdida, porque su beneficio proviene de la plusvalía; jamás solucionarán el problema de la explotación porque ello supondría perder su capital y su poder a la vez.

¿Qué quieren los Parados, Autónomos, Precarios, Pequeños propietarios y Jóvenes, cuál es su expectativa? Lo mismo América que Europa o Asia: Trabajo.

Público o privado. De cualquier calidad, pero estable. Aunque sea esclavo. La situación es de desesperación.

¿Por qué estas cinco categorías, mayoritarias, desfavorecidas, directamente eluden el anarcosindicalismo? Porque no creen que podamos satisfacer sus expectativas. Prometemos luchar por un trabajo justo cuando muchas veces no tienen trabajo.

Nos damos cuenta entonces de las dificultades de alcanzar otros nichos.

¿Cual es la clave del éxito político? Trabajo!

No es la corrupción, no son los derechos, no son los incendios, pensiones, educación, sanidad o ecologismo lo que da el poder a los partidos políticos y sus infames corporaciones. ¿Cómo consigue recavar el execrable fascismo el apoyo de millones de personas? Prometiendo Trabajo.

La diferencia es que nosotros no necesitamos mentir, sino crear y que la Propaganda por lo Hechos hable por si sola. Podemos crear trabajo. Solo debemos superar nuestras propias trabas ideológicas complementando las tácticas sindicales.

Si el anarcosindicato no puede dar trabajo, solucionar conflictos ni incidir dentro de la empresa ¿Qué nos queda? 25-50.000 personas capaces, con ideología, pero maniatadas por sus propias convicciones y falta de análisis.

Hay que encontrar soluciones: El nicho del Cooperativismo

La cooperativa puede ser la respuesta al cambio de estructura del mercado laboral. Puede ser lo que amplíe el alcance del anarquismo y apoye al anarcosindicalismo.

El Cooperativismo puede dar trabajo a un número indefinido de personas.

- Puede organizar empresas y puede asegurar servicios.

- Puede ser la forma de diversificar el proyecto libertario.

Si el trabajo generado en las cooperativas articula al precariado, al parado y la pequeña empresa es posible neutralizar la división artificial que el Estado ha estado fraguando entre los trabajadores desde hace décadas. Y decimos posible como potencia, no como acto, ya que las trabas a la organización económica justa son enormes. De hecho hay que pensar por qué no es un modelo que triunfe.

La empresa cooperativa capitalista no se dirige a un público trabajador, sino a un público "emprendedor", salvo excepciones de pequeña empresa o autónomos, recuperando un nicho de 1'9 y 3'2 millones respectivamente. El mayor problema es que al repartir beneficios entre sus miembros la cooperativa no es atractiva para las expectativas de lucro del sistema capitalista. Resultado: en España solo hay unas 22.000 cooperativas [12] de unos 3'5 millones de empresas que emplean un 210.000 trabajadores, menos de un 1% de la población activa.

La Cooperativa Libertaria se dirige a un público excluido a priori y cláramente maltratado, desfavorecido, al ejército de reserva y al lumpemproletariado, no a los ya trabajadores. Se ofrece autoorganización, esto es, que la propia persona por la posesión del producto de su trabajo y la inversión de esfuerzo personal, sienta suya la cooperativa y luche por ella y su mantenimiento. A su vez no se puede despreciar el factor psicológico ni social positivo en la persona autoorganizada. El mayor problema no es ni si quiera la competencia con la empresa tradicional capitalista, esta puede ser relativamente fácil evitada, sino cumplir con las exigencias legales y fiscales del Estado. Este es el verdadero talón de Aquiles. Cumplir con la normativa, pagar impuestos, luz, gas y alquiler a menudo son demasiado para las pequeñas cooperativas; tanto como para el resto de trabajadores.

¿Hay posibilidades de reorientar el Anarcosindicalismo? Diversificación

Creemos que como en cualquier organización una garantía de éxito es la diversificación. No es una opción, es una necesidad. El proyecto anarcosindicalista debe avanzar, debe diversificarse.

Diversificar supone crear organizaciones, estructuras, que alcancen a nuevos nichos, agrupaciones de personas, para satisfacer sus necesidades. También supone soluciones alternativos para resolver problemas.

Puede que haya más soluciones, pero no hemos dado con ninguna otra. Si la necesidad de Parados, Autónomos, Precarios, Pequeños propietarios y Jóvenes es el Trabajo, la Cooperativa Libertaria puede alcanzar y movilizar a estos sectores, cuando el sindicalismo a penas lo haría. La exclusión y el aislamiento es una necesidad productiva capitalista.

Observamos cómo los sindicatos se mantienen como las piedras angulares del movimiento libertario. A pesar de disponer secretarías sociales, de comunicación o pro-presos funcionales éstas no son capaces de diversificarse, de crear por sí mismos filiales independientes con las que asociarse. Y decimos crear, no asociarse con las ya existentes o tomar sus funciones. Esto seguirá siendo así por mucho tiempo, porque los trabajadores, dejando de disfrutar de parte de su salario, pueden reservar fondos y agruparse  para reorganizar los servicios conforme a sus necesidades. Este es el principal objetivo de las cooperativas y la forma en que se reintegrarán socialmente consumo y producción. Las cooperativas libertarias se crearán en sus sindicatos.

Diversificaciones necesarias y prioritarias

¿Cuales son nuestras opciones de diversificación? Hay dos necesarias y accesibles:

Económica - Cooperativas que satisfagan las necesidades laborales, de bienes y servicios de Parados, Autónomos, Precarios, Pequeños propietarios y Jóvenes y alcancen así a unos 12'6 millones de por lo menos interesados en el estado español.

Culturales - Realmente da igual la forma que adopte mientras satisfaga las necesidades intelectuales de sus miembros, sobre todo los más jóvenes. Ateneos que promuevan los avances de la sociedad anticomercial y no mercantilista. Y sin duda las okupas como epicentros de esa cultura integrada e intergeneracional en que se mezcla convivencia, educación, economía, política y expropiación.

Pero si hablamos de diversificación puede que estas opciones a día de hoy ya estén obsoletas y haya que idear nuevas fórmulas.

El Rechazo de los sindicatos y las cooperativas es un rechazo a la diversificación

Un sindicato es una cooperativa de trabajadores. Al expropiar una industria el sindicato se transforma en cooperativa.

¿Cuál es la principal preocupación del sindicalismo con respecto a las cooperativas?

- El anarcosindicalismo, a pesar de organizarse en cooperativas, se niega a organizar cooperativas.

- El anarcosindicalismo cree que les resten fuerza, miembros y que pierdan influencia en las empresas. Que alejan a los trabajadores de las empresas a expropiar.

- El sindicalismo Revolucionarios sigue pensando en expropiar el tejido productivo, cuando ya es simplemente imposible [7], y para ello necesita estar en las empresas; es decir, montar cooperativas es contraproducente.

- El sindicato no quiere luchar en los mercados, quiere luchar en las empresas. Quiere unir a todos los trabajadores y recuperar la sociedad por medios de la toma de los medios.

El cooperativismo no resta miembros ni fuerzas, ya que como hemos visto el sindicalismo se enfoca sobre los trabajadores, el cooperativismo sobre los  desocupados y desfavorecidos. Son complementarios, no antagónicos. El cooperativismo social carece de fuerza sin el apoyo sindical, el sindicato carece de fuerza sin el apoyo social.

Si reconocemos que el sindicato está enfocado a un público preciso, que pocas veces se desvía de sector, que es lo que nos mantiene en la retaguardia y a la defensiva y que no llega al precariado, a la parada ni a la pequeña empresa, el organizar cooperativas solo puede sumar miembros.

Repetimos, sindicalismo y cooperativismo están enfocados a targets distintos y nichos distintos, por lo que no se restan, a priori, fuerzas.

Un Sindicato que NO forma una Cooperativas Pierde Fuerza

En pocas palabras.

- El tejido productivo mundial se está desmontando, no transformando, debido a la influencia del capitalismo especulativo y nuevas tecnologías, lo cual se traduce en paro, precariado y cierre de pequeñas empresas a favor de megacorporaciones financiarizadas. Cuanto más aumente el paro y precariado, más personas quedarán fuera de nuestro rango de acción, más lejos quedará la acción sindical y la influencia del sindicato. Más fuertes serán los lazos de dependencia del trabajador con el capital y mayor el poder de estos.

- Las leyes laborales cada vez más desreguladas, por lo tanto mayor temor al despido y al abuso, disminuyendo su nicho. Cuando el conflicto surge es más duro.

- Aunque se consiguen mejoras laborales nos condena a seguir sufriendo bajo el capital, prolongando nuestra agonía.

- Cuando el sindicato expropia los medios de producción toma la forma de Cooperativa.

- Si sindicalismo es capaz de cercenar la cabeza a la hydra del capital, el cooperativismo es quemar el muñón para que no crezcan dos cabezas. Hércules y Yolao. Luchar sin cauteriza es seguir alimentando a la bestia capitalista. Y con ella condenar al medio ambiente, prolongando los estragos ecológicos derivados del mantenimiento del sistema actual.

- Con su comprensible negativa táctica a la organización cooperativa también elimina la ilusión y las esperanzas de millones de personas de organizarse conforme a su ideal y fuera del abuso. El efecto psicológico y emotivo no se puede despreciar, somos seres sintientes

¿Qué puede hacer una cooperativa que no puede hacer un sindicato?

Ofrecer Trabajo, organizar la producción, orientar la demanda, dar esperanzas

Si la clave es el trabajo, llave de la economía que abre la puerta política, la cooperativa puede dar trabajo y abrir la puerta de la Revolución Social.

El trabajo es lo que mueve la sociedad y la economía.

Tal vez los compañeros no vean los beneficios de las cooperativas económicas como tampoco se ve la necesidad de la acción políticas en barrios y ciudades. Aquí un refresco:

- Reorganizar la producción y consumo en términos socialistas libertarios. El método lo conocemos, porque es cooperativamente como organizamos nuestras federaciones sindicales.

- Podemos darnos trabajo, podemos darnos servicios y producir nuestros bienes.

- Podemos satisfacernos mejor que lo hacen los capitalistas.

- Podemos romper sus lazos de poder, destruir sus líneas de suministros, disolver sus dependencias.

- Articular tanto a marginados como a outsiders.

- Reconstruir la cultura desde la base hasta disputar la hegemonía.

Nosotros anarcosindicalistas cooperativistas, comunistas libertarios practicantes, si podemos organizar el trabajo y acabar con el paro, crear mutuas y eliminar el pago de tasas. Cómo no lo podremos hacer es renunciando a organizarnos de una forma alternativa a la que conocemos. Creemos que en la sociedad actual eliminar la posibilidad de organizarnos al margen de las estructuras capitalistas es lo que está restando fuerza al movimiento libertario; le está restando diversificación.

La ganancia de la cooperativa libertaria no es solo económica, su mayor beneficio es social.

¿Qué le cuesta a un Sindicato montar una cooperativa?

En principio un sindicato necesita 3 cosas, de las cuales 2 ya dispone:

Una persona o comisión Capaz, hábil, portada, responsable de organizar y mantener la cooperativa hasta llevarla a termino, esto es, que sea independiente del sindicato. Paso crítico.

Reorientar la demanda del sindicato. Es decir, usar las necesidades de bienes y servicios del sindicato para crear la cooperativa y mantenerla hasta que sea independiente. Esto lo puede hacer el tesorero.

- La tercera, evidentemente, es una inversión en medios y materiales.

Programa de Reacoplameinto [11]- El objetivo de la cooperativa es diversificarse y alcanzar a otros clientes hasta ser independiente del sindicato, no mantenerse por medio del mismo ni por sus miembros. El sindicato así puede volver a organizar una nueva cooperativa que puede coordinarse con la primera. La idea es articular, no encadenar; conectar, no retener.

Grupo de Consumo - Una buena idea es que a demás los miembros del sindicato colaboren personalmente encauzando necesidades personales a través de la cooperativa por medio de el famoso "grupo de consumo" [12]. Puede ser la base del fondo de inversión.

Ingresos de la cooperativa - si contásemos solo con el servicio al sindicato, 10 miembros, que canalicen 50€ mensuales, más un sindicato pequeño que canalice 100€ son 600€ mensuales, un salario mínimo. Una cantidad exigua pero válida como punto de partida.

Algo que no ha comprendido el sindicalismo ni el cooperativismo

El anarcosindicalismo cree que cooperativismo es montar una cooperativa. Error: el objetivo no es la cooperativa única aislada en sí, sino una red de cooperativas independientes, federadas, trabajando en tandem. Si no es así no tiene sentido el esfuerzo, mejor no empezar.

Inciso - Cuando se piensa en cooperativa rápido nos acordamos de la producción material, huertas y lechugas. En efecto la producción es necesaria, pero no solo de bienes, sino también de servicios. Un periódico, un taller, diseño web, una correduría o una asesoría legal son servicios necesarios, rentables y que pueden satisfacer a amplios públicos.

Sobre la naturaleza del capitalismo mismo. Capitalismo es piratería. Se cogen los mejores locales con los mejores precios, con crédito inalcanzables por el común y con mercancía proveniente de las maquilas asiáticas. Ni es posible competir contra sus empresas ni prosperar cerca suyo. El boycot a las empresas capitalistas es una tarea necesaria para su supervivencia que las cooperativas libertarias abandonaron hace tiempo. Craso error.

En el peor de los casos

A estas alturas del partido sabemos que el cooperativismo parece el cuento de la lechera, un debate ya concluido. Pero el futuro cercano es aún más desesperanzador dentro del capitalismo. Las políticas económicas no han cambiado, el capital ficticio domina la economía real, el Estado invierte en armas y deuda mientras desmontando la inversión pública y relentizando la economía, y ya esperamos la próxima crisis. La tendencia es a empeorar es decir, el trabajador seguirá perdiendo poder adquisitivo, derechos y servicios.

Obviamente las cooperativas tienen muchas y propias trabas y problemas, por eso son un camino complementario, no sustitutivo.  El sindicato como fuente de demanda y la cooperativa como fuente de oferta organizados por la producción para la demanda [8].

El sindicalismo tienen su propia cultura, el cooperativismo otra. Si logramos juntar ambas tradiciones de modo que las personan inicien sus propios proyectos y se sumen al esfuerzo común habremos logrado articular a gran parte de la sociedad que si no se quedaría excluida. Esto es lo que se llama crear cultura, que como hemos mencionado otras veces se corresponde con la estrategia de "Los Tres Frentes" [9].

Si intentásemos organizar cooperativas federadas, conociendo nuestras capacidades y la voluntad social favorable, y teniendo en contra los mecanismos de alienación y represivos, en el peor de los casos contaríamos con unos cientos de cooperativas, organizando a miles de personas que estarían sustrayendo cientos de millones de la economía capitalismo.

El anarcosindicalismo seguirá languideciendo si no comienza a reorganizar la sociedad como siempre ha sido su objetivo. No lo conseguirá sin diversificarse ni incluir a los sectores excluidos por el capital, cada vez sectores más amplios y alejados del anarcosindicalismo.

Salud! PHkl/tctca

______________

*¿Por qué situamos a los pequeños propietarios en ambos grupos? Son Sociedades Limitadas de Socios con ánimo de lucro o no, o Sociedades únicas, muchas familiares, con un marco jurídico distinto del autónomo y que muchos de ellos están al borde de la quiebra debido a los envites del capital. No encuentran solución a sus expectativas en la forma tradicional de empresa. Excluirlos de una organización masiva que garantice su funcionamiento cooperativo no es lógico.

Fuente - http://tarcoteca.blogspot.co.uk/2017/06/el-target-anarcosindicalista-descubre.html 2.6.2017

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.88 (4 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios