Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

[Libro] "Discursos" de Ricardo Flores Magón

MagónSe conoce a Ricardo Flores Magón a través de sus escritos, pero muy poco por su actividad oratoria, a pesar de que, en sus primeras luchas políticas obtuvo mayor distinción como orador que como periodista.

En el inicio de su acción contra la dictadura porfirista, ocurrida en el año de 1892, Ricardo Flores Magón obtuvo la admiración del estudiantado por la firmeza con la cual pronunció su discurso contra el régimen de Porfirio Díaz.

Nueve años después volvería a destacarse por su oratoria cuando, en el Congreso Liberal de San Luis Potosí, asqueado por la forma en que los oradores evitaban censurar a la dictadura de Díaz, tomó la palabra y, sin vacilar, tocó el punto esencial: la necesidad de combatir al régimen dictatorial hasta lograr su destrucción. Este hecho le permitió conseguir la simpatía de las corrientes progresistas de la época.

Riqueza de vocabulario, facilidad de palabra, lucidez de exposición y, sobre todo, una gran habilidad para abordar de lleno el punto principal a tratar, son las cualidades que sobresalen en la oratoria de Ricardo Flores Magón.

En los discursos que aquí presentamos, mismos que en su origen fueron recopilados por el Grupo Cultural Ricardo Flores Magón y publicados en el año de 1925 en una obra que titularon Tribuna Roja, el lector encontrará al Ricardo Flores Magón bronco; al que no para en mientes incitando al enfrentamiento, a la rebelión, a la violencia.

Palabras incendiarias, frases virulentas que nos recuerdan a los líderes religiosos de las sectas milenaristas del medievo, pronunciadas con el profundo sentido apocalíptico propio de los iluminados, de los que se permiten hablar en tales tonos porque están plenamente convencidos de que su voz es tan sólo un instrumento de designios superiores, omnipotentes, irrebatibles.

Si los milenaristas del medievo, para preparar el advenimiento del Reino de Dios en la Tierra, llamaban al exterminio por medio del hierro y el fuego de los impíos, arguyendo un cristianismo belicista e implacable, Ricardo Flores Mágón hace lo propio en pos de la implantación de su anhelada sociedad sin clases.

Pero, para comprender en su justa medida los exabruptos virulentos de que Ricardo Flores Magón hace uso en sus discursos, debemos situarnos en la época en que fueron pronunciados. Eran años de convulsión, incertidumbre, enfrentamiento, en pocas palabras, tiempos de guerra.

El México de ese entonces era el escenario de combates, tomas de poblaciones, ejecuciones... El país entero se agitaba en las turbulencias de una revolución sumamente violenta.

Otro factor a tomar en cuenta es que, en el ámbito internacional privaba similar incertidumbre e iguales brotes de enfrentamientos violentos que finalmente conducirían a la sangrienta contienda bélica conocida con el nombre de Primera Guerra Mundial.

Un mundo severamente convulsionado en el que las sociedades humanas buscaban febrilmente los caminos que lograsen sacar a la humanidad de ese reino de miseria, tinieblas y desesperanza que se cernía sobre la inmensa mayoría de la población mundial.

En ese contexto es en el que deben ser leídos los discursos de Ricardo Flores Mágón que a continuación publicamos.

En cada palabra incendiaria, en cada frase incitando a la violencia, debemos paralelamente escuchar la miseria, el sufrimiento, el llanto y la desesperación de cientos de miles, si no es que de millones, de personas viviendo en condiciones infrahumanas.

Ciertamente esa época en la que Ricardo Flores Magón pronuncio sus incendiarios y violentísimos discursos, pertenece al pasado. Pero resulta imposible negar que en el México de hoy siguen presentes esa miseria, ese dolor, ese llanto, esa desesperanza espantosa en amplios sectores de la población.

Finiquitar esa miseria, aliviar ese dolor, transformar el llanto en risa y alegría, erradicar para siempre la desesperanza metamorfoseándola en alegría de vivir, es el primordial objetivo que debe alcanzarse sin tener ya que transitar, ¡nunca más!, por los senderos de la violencia y de la destrucción.

Chantal López y Omar Cortés

Descargar Libro [PDF]

http://www.kclibertaria.comyr.com/

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 4.25 (2 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios