Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Juventud rebelde, no agacha la cabeza

Existe otro camino, otra manera de hacer las cosas. Quizás es mas difícil, si, porque es rebelarse contra todxs y contra todo, es nadar contracorriente, no como los peces muertos, es tener todo en contra, es no seguir la corriente del río, es tener una actitud rebelde contra esta mierda y decadente sociedad autodestructiva, es ser la oveja negra en un mundo de grises y pensamiento único…

Pero vale la pena estar despierta y ser una “rebelde”, ser diferente a lo que hace todo el mundo, o lo que “toca hacer” por tener 14,15,16,20… años, por ser joven. ¿Por que toca hacer eso por ser joven, autoenvenenarse, autodestruirse, vivir, o mejor dicho matarnos así, no pensar, seguir lo que hace todo el mundo? ¿No se supone que ser joven, en teoría debería ser sinónimo de rebeldía? Una puede rebelarse. Y la rebeldía empiece por nosotrxs mismxs, desde el/ la individuo, desde dentro, hacia fuera, si no, es pura fachada. Envenenarnos y destruirnos a nosotrxs mismos es lo que quieren “los de arriba”, así nos quieren ver, y encima les ahorramos el trabajo sucio. Mira quien sale ganando y sabrás quienes estas detrás. No tener una preparación, una formación para así no poder defendernos, no tener armas para luchar. Autoenvenenarnos y destruirnos con sus drogas, tener siempre la mente dormida, estar sedados, sumisos, ser unxs zombies, y huir de la realidad en vez de enfrentarla y luchar,…El Estado quiere esclavxs sonrientes, desde lxs más jóvenes, matar sus energías y ganas, o joderles la cabeza ( y el físico) desde el principio, y para ello, entre otras cosas, la trampa del marketing de la supuesta y falsa rebeldía nunca falla.

No interesa una juventud despierta, atenta, con la mente clara, informada y formada, enérgica, preparada para la batalla. Interesa una juventud con la cabeza vacía o llena de tóxicos y venenos. Una juventud moldeable y fuera de combate. Y encima, creyéndose rebelde. ¿Te has fijado en la juventud de los barrios? ¿A quienes le interesan que estén así? ¿Quienes crees que están detrás? Y cuando la droga la infiltran en los espacios o entornos “alternativos”, lo mismo. ¿Es eso que promocionan y facilitan un ocio alternativo, rebelde, combativo, o es el ocio del capitalismo y el consumismo, pintado con colores diferentes? El marketing de la falsa rebeldía nunca falla.

Y es que ya saben. JUVENTUD DE SPEED NO METE LAS NARICES. PARA ESNIFAR TIENES QUE AGACHAR LA CABEZA. PARA EMBORRACHARTE TIENES QUE TRAGAR CON TODO. PARA FUMAR TIENES QUE DEJAR DE RESPIRAR, DE VIVIR.

Hay otra manera de hacer las cosas. No es la fácil, pero es el único camino de rebeldía y no sumisión.

Tags: rebeldíajuventudalcoholdrogasopinión
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

Comentarios (1)

Añadir comentarios