Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

La clase dirigente y el Estado moderno

Quien se hace esclavo del miedo antepone la seguridad a la libertad.  

La sociedad jerárquica impone el odio como mecanismo para consolidar y perpetuar la dominación.

La implantación del Capitalismo a escala internacional fue una creación del Estado moderno para sustituir el antiguo régimen de dominación feudal, de manera que aquel se consolidaba fortaleciéndose continuamente según se iba expandiendo por el mundo. La realeza junto con la nobleza y la burguesía incipiente fomentaron las bases del nuevo sistema de dominación, el Capital se sacralizó para aumentar el Poder del Estado moderno.

El engaño de la clase dirigente (aristocracia junto con la burguesía)  hacía el pueblo fue considerar el Estado moderno como gestor de la cosa pública y establecer e integrar de este modo las relaciones sociales, económicas y políticas de servidumbre feudal a un ente que decía representar los intereses de sus ciudadanos, no obstante, la gestión y organización de las instituciones públicas por parte del Estado ya no pueden ser la cosa pública en sí, es decir, lo que sería el auto-gobierno y auto-gestión de lo que pertenece al público o en último término, a la sociedad toda.

En una sociedad sin gobernantes ni gobernados no se daría por lo tanto la dicotomía entre lo público y lo privado, el primer fundamento de la dominación es establecer lo privado como acumulación de propiedad privada para crear divisiones entre los que poseen y los que no poseen, en este contexto surge el Estado y después el Capitalismo.

La división social entre gobernantes y gobernados instaura otras reglas de juego diferentes que en una sociedad sin gobernados y gobernantes. En una sociedad sin gobernados ni gobernantes y sin dominadores ni dominados, la cosa pública no está controlada por ningún ente superior como el Estado y por lo tanto pasa a manos de cada individuo que forma parte de la sociedad.

La propiedad privada como acumulación desaparece en un contexto de auto-suficiencia permanentemente auto-regulada por parte del individuo y la sociedad, el individuo es el ente particular y autónomo que afecta a lo sociedad o a lo público, y viceversa, el equilibrio que se da entre las dos esferas es el principal fundamento del individuo y una sociedad libre.

http://matapuces.blogspot.com.es/

Tags: poderestadosociedadélite
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios