Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Paro, sobreproducción, subconsumo y crisis

Para el sistema de producción capitalista nuestra fuerza de trabajo no es más que una mercancía como otra cualquiera, por lo tanto, está regida por la ley de la oferta y la demanda, a más oferta y menos demanda los salarios disminuyen, a menos oferta y más demanda los salarios son mayores.

A los burgueses les interesa que el número de proletarios que conforman el ejército industrial de reserva sea el mayor posible por dos motivos, como ya he dicho antes, cuantos más obreros estén al paro menos tendrá que pagar a sus empleados y además, está situación divide a la clase obrera ya que hace que un proletario cualquiera vea a un pobre diablo en la misma situación que él un rival, un competidor por el mismo puesto de trabajo al que aspira.

Los capitalistas ganan con está situación, pero cuantos más proletarios engorden el ejército industrial de reserva y menores sean los salarios de los obreros que están trabajando más se reduce la capacidad de consumo de la sociedad.

En un primer momento, al no poder colocar en el mercado y vender el total de lo producido los capitalistas disminuyen la producción y despiden a obreros haciendo que vayan a parar a las filas del ejército industrial de reserva, lo que hace que la capacidad de consumo de la sociedad disminuya aún más.

El resultado de todo esto es que los capitalistas tienen aún mas dificultades para vender lo producido,los obreros no pueden cubrir más que sus necesidades más básicas, y muchos ni siquiera eso,por lo tanto deviene la "crisis de sobreproducción".

Pero además de una "crisis de sobreproducción", es una crisis originada por el subconsumo, ya que muchos obreros necesitan este o aquel artículo pero no pueden permitirse comprarlo.

Dichas crisis son inherentes al sistema de producción capitalista, mientras exista el capitalismo habrá crisis irremediablemente.

Así funciona el capitalismo,personas hambrientas precisamente porque se ha producido demasiada comida,individuos sin hogar porque se han construido demasiadas casas, y así con todas las ramas de la producción.

El capitalismo es el caos más absoluto, solo el comunismo libertario puede traer el orden,la abundancia y la justicia para los trabajadores.

Adrián Kerouac

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios (2)

  • Lo siento pero no has entendido nada sobre la crisis. La crisis de superproducción no se produce por una bajada del consumo, por subconsumo. Las tésis subconsumistas son muy propagadas y difundidas porque son la base y el fundamento de todos los reformismos, sindicalismo incluido. Basta con preguntar, como ya hizo Marx en El Capital, por qué, si las crisis se deben al subconsumo, estallan precisamente cuando el grado de consumo ha llegado a lo más alto, cuando el consumo alcanza el mayor grado de desarrollo, veáse la actual crisis. La crisis de superproducción no debe ser confundida con articulos de consumo no vendidos, la crisis capitalista se produce por una superproducción de Capital, es decir, porque el alto grado de producción y de consumo insta a una inversión que no puede asegurar la tasa de ganancia para todo lo invertido, es lo que los economistas burgueses llaman una sobre-inversión.

  • Y eso es lo que hace necesaria la destrucción de una parte del capital invertido, tanto Capital constante, máquinas, etc, como Capital variable, puestos de trabajo. Los subconsumistas y todos los reformistas entonces chillan gritando que así no se supera la crisis, mostrando su preocupación por salvar al sistema explotador, y que hay que fomentar la capacidad de consumo, keynesianismo, intervencionismo estatal, inversiones públicas, etc. Pero la realidad es que sólo mediante la restricción del consumo, no sólo de los parados sino de los trabajadores que aún sigan en activo, bajada de salarios, es posible que el Capital superviviente recupere, al trasladar esos ingresos ya no percibidos a los beneficios, la tasa de ganancia necesaria para un nuevo inicio del ciclo económico. Por supuesto que hay que tener en cuenta el país de que se trata, los distintos sectores y empresas, donde habrá ganadores y perdedores en relación a la situación inicial.

Añadir comentarios