Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Los desastres de la guerra civil (1936-1939)

El gobierno de la república engaño a jovenes para ir al frente durante la guerra.

Por su intererés publico este artículo de la Veu de l´Anoia sobre los hechos acaecidos durante la guerra civil en el bando republicano.

La instrucción militar, los refugiados, los desertores y los emboscados.

cartelPrimero, el Ejército Popular de la República se abasteció de voluntarios para ir al frente, después de un tiempo tuvieron que llamar a filas a la quinta que hacia el servicio militar, hasta llegar a tener que llamar a chicos de 17 y 18 años, más conocidos como las “quintas del biberón”.  Se les enseñaba la instrucción militar correspondiente  en el campo del Ataneu. También se celebraban reuniones en la Bandera Negra  y en el Cine Mundial con los futuros soldados.

A finales de 1936 llegaron a Igualada los primeros refugiados procedentes de la zona nacional, generalmente de Madrid, Toledo o de Asturias: eran niños, a veces acompañados de sus familiares, que tuvieron que hospedarse y tenían que cuidarlos en casas particulares de igualadinos y de la comarca.  Al finalizar la guerra la gran mayoría regresó de nuevo a su localidad de origen, y otros se quedaron para rehacer su vida, a la vez que al mismo tiempo otros igualadinos se fueron de la ciudad.

Por otro lado muchos chicos llamados a filas se escaparon para no cumplir la orden y tener que ir al frente: se escondían en masías, cuevas o bien se iban hacia Francia. La población ya estaba cansada y desanimada con el transcurso de la guerra. En los últimos meses de la contienda , un decreto que perdonaba a los desertores, si se presentaban, hizo que mucha gente saliera de sus escondites, pero todos estos tuvieron que ir al frente engañados por las autoridades.

Fuente: http://issuu.com/laveuanoia/docs/la_veu_1506?mode=window&pageNumber=1

http://matapuces.blogspot.com.es/
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios