Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Mitin en la tumba de Ricardo Flores Magón

La historia marca significativamente la forma en la que el presente ha de forjarse y cómo se desarrollará el futuro. No es posible pensar eternamente en el pasado; pero para las mentes atentas y revolucionarias, el futuro no puede forjarse a costa de desconocer el pasado.

La mejor forma de dominación no es la desinformación, sino por el contrario, controlar lo que se informa.

Esta última cosa la han comprendido muy bien los distintos órganos del poder político, y es por ello que en todas partes del mundo se han lanzado a la reivindicación oportunista de las diferentes luchas sociales. Permitir la existencia de una historia del pueblo donde los rebeldes no sean los bandoleros que indica la historia oficial, sino gente rebelde llevada hasta ahí por la fuerza de los acontecimientos desatados por el despotismo, es algo que no conviene a las esferas del poder.

Por ello es que antes de decir que los revolucionarios combatían sus privilegios, prefieren distorsionar la historia y afirmar que luchaban por constituir los imperios déspotas que manejan ellos en la actualidad. Asumir las cosas es mucho más benéfico que ocultarlas o combatirlas abiertamente.

No es para nadie desconocido que en Rusia existen museos y grandes avenidas con el nombre de Pedro Kropotkin; que en España los órganos de poder de la izquierda catalana impulsan una constante difusión de la revolución anarquista que tan intensamente se vivió en aquella zona.

En México no ha sido distinto: las figuras de los anarquistas Ricardo Flores Magón, de Librado Rivera, de Praxedis Guerrero, etc., han sido continuamente reivindicados por la izquierda política mexicana. ¿Obedece esto a un acto de buena voluntad o de distorsión de lo que esa lucha fue? El movimiento de Andrés Manuel López Obrador edita actualmente un periódico llamado “Regeneración”… ¡Cómo si los editores del periódico anarquista hubiesen hecho como ellos, que ambicionan tomar el poder!

La figura y el recuerdo de un anarquista inspiran siempre a los jóvenes y a los oprimidos de todos los niveles a profundizar y organizar la lucha.

Asistimos hoy a un acto por medio del cual los tiranos de México agazapados en partidos políticos, culpables directos de la miseria de nuestro pueblo, pretenden hacer un homenaje a quien en vida fue enemigo mortal de sus privilegios y de sus instituciones. Este acto bajo y rastrero se realiza año con año ensuciando la memoria de nuestro compañero Ricardo. Los anarquistas debemos entonces contestar a estas manipulaciones reivindicando el verdadero carácter anarquista de los magonistas, no permitiendo que su memoria sea manchada; porque al manchar la memoria de Ricardo Flores Magón, manchan igualmente las ideas ácratas por las que muchos compañeros han dado su vida en la lucha contra el Estado; manchan la lucha de todos los que van a parar a los presidios de la democracia burguesa actual; manchan la lucha de todos los revolucionarios que deseamos llevar adelante la lucha dejada en suspenso por Ricardo Flores Magón en contra de toda forma de gobierno, pues ahí donde hay gobierno hay despotismo e injusticia.

Si un movimiento que lucha por la conquista del poder reivindica la figura de un anarquista, con ese mismo acto ensucia y pisotea la memoria de alguien que en vida fue un enemigo irreconciliable de las ideas que ellos sostienen. Al reivindicarlo tratan de hacer ver que fue “un patriota, un demócrata, un luchador por la libertad”

No la libertad real, la que solamente es posible por medio de la destrucción del poder estatal, sino la libertad burguesa que sostienen los demócratas de todos los matices.

Ricardo Flores Magón y sus compañeros de lucha eran de las mismas ideas que los Bakunin, Malatesta, Kropotkin, Reclus, Durruti, Rosigna, Makhno, Sabaté, Radowitzky y otros muchos compañeros que no lucharon por una república burguesa, ni por tener el derecho a elegir gobernante, sino por acabar de manera implacable con todo tipo de dominación sobre el pueblo, con toda forma de dominación política y social, incluyendo los gobiernos demócratas o liberales que ahora se atreven a reivindicar la memoria de los anarquistas del Partido Liberal Mexicano.

En este sentido, es deber de todos los anarquistas el impedir que personajes sin escrúpulos y ambiciosos de gobernar reivindiquen la memoria que solo a nosotros como anarquistas nos incumbe hacer.

Aquí, a unos metros de donde se encuentra el camarada Magón, los anarquistas de México afirmamos que la lucha por el anarquismo que el defendió no va a morir, que la memoria de él y de todos sus compañeros continúa inspirando a muchos militantes anarquistas en la actualidad; que pese al paso del tiempo, su recuerdo sigue en las luchas de México; por supuesto, no en las luchas burguesas de los partidos políticos, ni de quienes no desean cambio alguno, sino solamente maquillar la explotación. Su recuerdo sigue donde estuvo todo el tiempo que duró su vida de luchador: en las luchas del pueblo contra el gobierno, contra los tiranos de izquierda y derecha; en los pobres y sometidos por el despotismo del gobierno actual que, como el porfirista y el maderista, no cejaron nunca en sus arremetidas contra los desposeídos; en las comunidades indígenas y en la memoria de todos nosotros.

Por la revolución social, por el comunismo anarquista.

Salud compañero Ricardo.

Erick Benítez Martínez

21 de noviembre del 2011

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios