Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Ángel Olivares Gallego, anarquista superviviente de Mauthausen

Ángel Olivares Gallego: nació el 6 febrero de 1921 a Abrucena (Almería Andalucía) y vivió en Tarrasa (Cataluña), falleció el 5 marzo de 1982. Desde su más primaveral juventud teniendo 14 o 15 años, abrazó el inmenso terreno de las luchas sociales en donde su nacientes aspiraciones se arraigan ya.

Su inmensa labor y dinamismo fue de una enorme eficacia durante el tiempo que permaneció en la retaguardia, cualidades que debió igualmente confirmar en el frente, en el momento oportuno, en la 26ª división por ser más preciso, en la Plana Mayor del 1ª batallón de la 119ª Brigada, en compañía de sus amigos de Tarrasa y del Comandante Antolín.

En compañía de su unidad debía pasar la frontera a primeros de febrero de 1939, por Bourg-Madame. Siendo conducidos unos días al “Forte de Montlouis” para más tarde ser internados en el campo de Vernet d’Ariège, de triste recuerdo, luego en Septfonds, hasta finales de año que perdidas las ilusiones de una salida al trabajo como hombre libre y dado los acontecimientos se alistó en una Compañía de trabajadores.

Esta Unidad se encontraba en la línea Maginot como tantas otras Compañías en el momento de la ofensiva alemana, conociendo la misma suerte en compañía de sus amigos, primero en los Stalags y más tarde en el siniestro Campo de exterminio de Mauthausen con el número: 5080

En el momento de formar el primer grupo del comando César, en el verano de 1941, Olivares fue designado para el mismo en compañía de su hermano Martínez, primero en Vocklabrück, luego en Ternberg y hasta la liberación en Reld-Zipf.

Todos los que hemos sobrevivido del citado comando, bastante numerosos aún actualmente (1982), guardaremos un recuerdo inolvidable de Olivares, por su conducta ejemplar en aquellos momentos tan trágicos, ya que son en momentos parecidos en donde el hombre se exterioriza, se pone al desnudo de sus sentimientos. Su afabilidad, su comprensión, su inteligencia y voluntad, no fueron más que una confirmación, a sus factores elevados de moralidad y de luchador que desde su prematura juventud se manifestaron en él, hacia su prójimos, prestando el apoyo máximo para con aquellos que más extenuados, compartían el infierno concentracionario nazi. De su semblante juvenil, siempre se desprendía aquella afable sonrisa acompañada de palabras reconfortantes de ánimo y esperanza, que mucho representaba dentro de las crueles condiciones que nos encontrábamos.

Después de ser liberado y haber pasado unos días en un campo de fortuna, junto con varios de sus amigos Olivares regresó a Francia.

Seria en vano relatar la inmensa participación que Olivares aportó a la federación. Su silueta y presencia permanecerá patente para siempre en las páginas de Hispania durante todos esos años. En 1946, participó en la creación de las comisiones de la CNT de los Tarrasenses en exilio, trabajó para la solidaridad en Francia y sobre todo para los prisioneros en España.

1950: Se encargó de la responsabilidad de Secretario del departamento de la Sena de la FEDIP.

Toda su vida será miembro de la CNT y de la FEDIP.

Hispania N°75 2ª época Roig y Peleja. 1982

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios