Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

El infierno está en los otros / Demián Revart

A los Rebeldes de todo el mundo que cuentan cada segundo para embriagarse en libertad.

 

Entre el limbo y la falacia teológica de Dante me encontraba

esperando el juicio de Minos que a mi vista era anonadada,

con los hedores de los muertos y los olvidados,

de las fosas clandestinas y los niños de Palestina,

del indio acribillado y del anarquista encarcelado,

del ucraniano antifascista descuartizado

y del autodefensa michoacano mutilado.

La docilidad y temor del sujeto marginal

dejaban fuera de mi consciencia a toda claridad,

la poesía se convirtió en una flor olor a pólvora

con el regimiento de las leyes que con lágrimas perfora.

Lacerante es el vacío de Caronte al río inmundo

como de la política democrática es el Absurdo.

 

I

Ultraje a la autoridad fue mi primer delito,

¡SOY CULPABLE!, no necesito un falso plebiscito.

No creo en las reglas secas del civismo,

pues la única autoridad es uno mismo,

no estoy de acuerdo con la escoria policial,

siempre ha sido intérprete de lo inquisitorial.

Mi naturaleza colectiva reposa en la desobediencia

tope a tope con todo uniformado, antónimo de la elocuencia.

 

.3 El ultraje a la autoridad es la praxis de la musicalidad.

 

II

De daños a la moral se me imputó el cargo,

¡SOY CULPABLE!, y no, no me lo guardo.

Rebaño de moralistas, parvada de santos creyentes,

cardumen de derechistas, enjambre de prepotentes

que ameritan la violencia simbólica

con sus contumerias parabólicas

que dios y el Estado tanto les han incitado, demacrado,

manipulado y asesinado por muy dentro de lo inerte,

sollozando con el verbo más consecuente

de lo bueno, lo malo y lo correctamente social,

tergiversando mi bálsamo de nombre libertad.

 

.33 Asesinar lo moral es un axioma espiritual.

 

III

Ataques a la paz pública fue el perjurio tercero,

sintonizando, me arrimaban sigilosamente al can Cerbero,

¡SOY CULPABLE!, atacar a la “paz” inexistente

es mi infracción como  aedo delincuente.

Desde el cuartel de la milicia y el AK-47

desemboca la única paz que el pueblo absorto ya no siente,

míseros, enlodados e infectados

de corporativismo, nacionalismo,

sionismo, clasismo, patriotismo,

panoptismo, sexismo, izquierdismo,

derechismo, desnudismo, stalinismo

y constitucionalismo que prometen bienestar y felicidad

convirtiéndose en magnicidas de la institucionalidad.

 

.333 La paz pública resulta imaginaria

tanto como la quimérica dictadura proletaria.

 

IV

Continuando del juez la letanía, se me acusa de portación de explosivos e incendio intencional,

¡SOY CULPABLE detal algarabía!, tal como Wagner y Courbet pensaron que en el destruir está el edificar.

El fuego del báratro también dormita en el paraíso

siendo la clave musical de un pueblo que ya no es sumiso,

reviviendo a la Batalla de Oaxaca, de San Lázaro

mediante la teoría del infiltrado y del sucio “vándalo”

que carga una bomba molotov en su mochila redonda,

cual maestros de la CNTE encienden prontos la antorcha.

¡A incendiar la Bastilla,

las prisiones de Colima,

a la indiferencia del cegado

y a todo el pútrido Estado!

 

.3333 Prende la mecha de tus pensamientos, antes

de que privaticen también tus sentimientos.

 

V

Encadenado, atormentado,

torturado, ensimismado

en una introversión de contenido lúdico

escuché: “Pónganle conducta contraria al orden público”.

¡SOY CULPABLE!, nadie define mi comportamiento,

ni el establishment me aleja del enfrentamiento

contra el brazo armado del explotador,

contra la falsa ética del “honorable” rector,

contra el diputado disfrazado de dictador,

contra las drogas sintéticas y su distribuidor.

El orden apunta a la política del testamento,

el caos dirige al legítimo derecho del movimiento.

Eyaculo el caos para destruir

a la mass-media que pinta la hegemonía,

un nuevo orden que puede fluir

con el nombre sinfónico de ¿?

 

.33333 Repulsión. El orden fornica con la uniformidad.

Aversión, el caos le hace el amor a la solemnidad.

 

VI

Lleno de libido se me delató la tentativa de homicidio

Alexander Berkman, Mateo Morral, Salvador Franch, ¡vaya fastidio!

En criminal se convierte aquél que asesina fantasías,

que despoja la tierra para convertirla en mercancía.

¡SOY CULPABLE!, soy asesino que decapita con sonrisas,

con pupilas, con soplidos, con libros, con caricias,

con argollas, con paredes,

con el viento y zarapateles,

con estrellas, con papiroflexia,

con graznidos, con kinestesia.

Exterminaría al Pontífice y a sus creyentes,

a los estatistas y burócratas incompetentes

recargando el arma ecuánime de la comunidad,

los siete colores del arco iris: la solidaridad en

dialéctica de sinalefa social

que me separa de actuar en lo individual

pues la fuerza colectiva de la huelga general

desnuda un epojé de trascendencia radical.

 

.333333 Calcínalo y bótalo en el fondo de la presa.

Al político siempre se le apunta a la cabeza.

 

VII

Ni Paolo ni Francesca entre los amantes encarcelados,

ni Diógenes ni Epicuro entre los pensadores sodomizados

fueron tratados como perros de calle encadenados. Ding-dong.

Asociación delictuosa fue el séptimo mandamiento

perpetrado por el vaso de Starbucks

de un juez somnoliento.

Viendo absorto ahogarse la justicia,

rabiosa y dolosa dentro del Río Estigia

que dejaba enmohecidos mis pies helados

y temerosos de arribar con Iscariote o Casio.

SOY CULPABLE de vivir en los demás,

del proletariado como mi espiritualidad.

Con sindicatos libertarios,

federaciones campesinas,

asambleas en cada de barrio,

gremios de artistas,

Trade Unions, compagnons,

frentes populares,

comités de liasion,

guerrillas clandestinas,

alianzas informales,

communès cooperativas,

black blocks radicales,

Icarias progresistas,

falansterios locales,

okupas anarquistas,

famillès, municipios autónomos, colectivos estudiantiles,

círculos de delincuencia epistemológica, grupos afines.

 

.3333333 Así como las células se unen para formas los tejidos,

genéticamente nos adherimos contra el Estado fallido.

 

VIII

Un círculo más y el recorrido habrá terminado

(gratificante es al PRD no haberme afiliado).

Tazas de café y oficios de mil condenados,

perseguidos, difamados e injustamente arraigados

por paramilitares, caciques, vestidos de civil,

infiltrados, vigilantes, agencias federales,

grupos porriles o policías municipales.

El arte del vandalismo fue el octavo precepto

chorreando viscerales fallas de su razonamiento,

¡lo grito porque la autonomía es un arte

que antepone al pobre como su único estandarte!

Delinquir deriva ser la ornitomancia natural

de un pueblo firme contra la violencia estatal.

El vándalo atraviesa montañas y fumarolas

cargando en la espalda justicia y amapolas

para cultivar al sol en un mundo onírico,

para materializar lo ideal y lo anímico.

¡Ningún cambio se ha generado con pasividad!,

¡por eso es tiempo de las armas preparar!,

flores bañadas de gasolina,

cometas cargados de bencina,

sueños encriptados y a punto de ser arrojados

al parapeto hediondo de la valla de uniformados.

SOY CULPABLE, ¡el vandalismo es una disciplina!

para el ser que vive apasionatto, que nunca discrimina.

Vandalizo mentes ignorantes, ineptas,

al ténue color de la sangre adeptas.

Rompo los vidrios del enjambre estatal

con el fin depronto al congreso estallar

la obertura iracunda del vándalo poeta,

del pintor encapuchado que nunca se aquieta.

Pinto paredes y locales del capital extranjero,

delegaciones y oficinas del cobarde carcelero.

 

.33333333 El vandalismo es un humanismo.

 

IX

Finalmente arribamos al lugar que Öcallan esperaba,

vi a Bakunin, a Emma Goldman y de lejos a Víctor Jara

que gritaba conel puño al cielo:

“¡viva la Revolución, compañero!”.

Por terrorismo organizado se me dio cadena perpetua

al nivel del Septiembre Negro o de los Al-Qeda.

SOY CULPABLE de ser un terrorista

ferviente a la discplina humanista

que lucha con tinta negra,

con acción bohemia

por los presos y desaparecidos de este Infierno…

¡que han tergiversado con el nombre de gobierno!

 

.3333333333 Somos terroristas al pronunciar la palabra

del poema que tanto nos incomodaba

vasto en

enunciados con metrallas,

atentados con estrofas,

sonetos cual rehenes,

explosiones rítmicas se mantienen

en el secuestro de la verdad.

 

CELDA 13-3

Terror, temor, dolor, hedor.

E, o, e, o, o, o, e, o.

(growling).

-A-.

 

E……………………………………

L……………………………………

I……………………………………

N……………………………………

F……………………………………

I……………………………………

E……………………………………

R……………………………………

N……………………………………

O……………………………………

E……………………………………

S……………………………………

T……………………………………

Á……………………………………

E……………………………………

N……………………………………

L……………………………………

O……………………………………

S……………………………………

O……………………………………

T……………………………………

R……………………………………

O……………………………………

S……………………………………

 

YO .

 

(Diciembre de 2014, Reclusorio Norte, Ciudad de México)

Publicado el 11 de Noviembre de 2016 en:

http://rupturacolectiva.com/el-infierno-esta-en-los-otros-demian-reyes/

Tags: poemaarteinfiernoDemián Revart
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (2 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios