Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Ponerse en el lugar de las oprimidas. Pero de verdad

No podemos llenarnos la boca para hablar de libertad, igualdad, lucha contra las opresiones y discriminaciones, lucha contra la explotación… cuando nosotras mismas la ejercemos.

Decir que defendemos los derechos de un sector en unos casos, pero estar del lado de los opresores en otros, hace que seamos igualmente opresores. Pero ya no solo eso: luchar solo contras las opresiones que nos afectan a nosotras de manera directa o indirectamente, o las luchas que dentro de nuestros ambientes o sociedad pueden están más aceptadas, no es realmente luchar contra las injusticias, casi que podríamos decir que es una manera mas de egoísmo, ya que nos apoyamos en las injusticias que sufrimos nosotras, o las mas cercanas, pero nos cuesta empatizar con aquellas a las que consideramos diferentes. Incluso podríamos estar hablando de una manera de  egocentrismo (no en todos los casos).

Luchar en defensa de las más vulnerables, de las más oprimidas, de las mas explotadas, de aquellas que ni siquiera se le otorga el derecho de ser personas, sino meras propiedades, pese a que esta lucha conlleve tener que replantearnos nuestros propios privilegios, sin miedo a ello, en luchas que no están tan bien vistas ni aceptadas, profundizar en nuestro discurso y en nuestras luchas, así como en las razones que nos llevan a ella, es realmente luchar por un cambio justo en el mundo, en las oprimidas, y en nuestra manera de relacionarnos con las demás, poniendo el foco en los problemas, empatizando con las víctimas, poniéndonos en su lugar, solidarizándonos y defendiendo lo justo, olvidando nuestros beneficios personales, sin importar el grado de repercusión positiva que esto puede tener en nosotras, o lo mal que podemos ser mirados por ello. Es luchar realmente en favor de las oprimidas, de las injusticias, ser solidarias, por encima de todo.

Esto no va de nosotras. Sino de ellas. De las más oprimidas. De no tener miedo a enfrentarnos a nuestros privilegios. De ser justos.

¡Ponte en su lugar! ¿Pueden contar contigo? ¿O seguimos jugando a las revoluciones?

https://elrebenke.wordpress.com/2018/01/16/ponerse-en-el-lugar-de-las-oprimidas-pero-de-verdad/

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios