Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

Cáncer profesional: sólo 18 sustancias reguladas

Traducción al español del articulo de Stephane Horel “Work-related cancers: a mere 18 substances regulated”, publicado originalmente el 24 de febrero de 2017 en francés en el periódico Le Monde. Reproducido en el Portal Libertario OACA con el permiso de la autora. Segunda parte de una serie de dos artículos. Acceso al primer artículo.

Los nuevos estándares de exposición profesional para carcinógenos propuestos por la Comisión Europea, considerados altamente inadecuados por los sindicatos, están en línea con los deseos de la industria.

Cromo hexavalente. Este producto químico es tan tóxico que Hollywood hizo una película sobre él. Sin embargo, el cromo hexavalente no es sólo el tema Erin Brockovich, el largometraje de Steven Soderbergh por el que Julia Roberts ganó el Oscar a la mejor actriz Oscar en en el año 2000. Más importante aún, es un químico cancerígeno al que están expuestos 1 millón de trabajadores en la Unión Europea 

Hasta el día de hoy, la legislación europea que ofrece protección frente a este tipo de productos peligrosos abarca un total de tres sustancias químicas (benceno, cloruro de vinilo y polvo de madera) además de amianto y plomo. Mientras que algunos Estados miembros de la UE ya han adoptado unos «valores límite de exposición» para alrededor de 100 sustancias, otros han adoptado pocos o ninguno en absoluto. En consecuencia, la revisión de la directiva de la UE "sobre la protección de los trabajadores frente a los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos o mutágenos en el trabajo" es crucial para los trabajadores que operan en aquellos países que carecen de una reglamentación adecuada. Por ejemplo, el cromo hexavalente (o cromo VI) no está regulado en absoluto en cinco países de la UE, incluida Alemania.

En consecuencia, a pesar de la afirmación de la Comisión Europea de que esta revisión, -anunciada hace más de una década pero finalmente realizada en mayo de 2016- constituye una prioridad, está meramente arrojando muchas esperanzas. Y el grado de decepción que se siente es equivalente a la escala del desafío enfrentado, es decir, 100.000 muertes por cáncer relacionadas con el trabajo en Europa cada año.

Además del coste humano, que es inestimable para los familiares de los fallecidos por la enfermedad, los cánceres relacionados con el trabajo representan una carga financiera para la sociedad de 334.000 millones de euros, según una estimación Instituto Nacional Holandes de Salud Pública y Medio Ambiente (RIVM).

En dos fases, la Comisión sólo ha propuesto valores límite de exposición para 18 productos carcinógenos a los que están expuestos más de 20 millones de trabajadores, en lugar de los 25 inicialmente prometidos. Los Países Bajos, que trabajaron para llevar a cabo la revisión, querían incluir 50. La lista de sindicatos incluía 71 sustancias.

En particular, los sindicatos protestan contra la decisión de última hora de la Comisión de no incluir los humos de los motores diesel. Después de todo, esta segunda causa más grave de cáncer relacionado con el trabajo (después del asbesto) afecta a 3 millones de trabajadores.

Esta falta de legislación provocará "230.000 muertes en la Unión Europea entre 2010 y 2069" , subraya Laurent Vogel, investigador del Instituto Sindical Europeo (ETUI), citando estadísticas de la Comisión. Sin embargo, el objetivo principal de su crítica son los propios valores límite, que a veces son muy superiores a los ya vigentes en algunos Estados miembros.

El ejemplo más espectacular de esto es el infame cromo VI. Reconocido como tóxico desde finales del siglo XIX, el cromo VI sólo ha sido clasificado como un carcinógeno humano conocido desde 1990. Utilizado exclusivamente en la industria, esta sustancia no existe en absoluto en la naturaleza. Los trabajadores están expuestos a él durante los procesos de fabricación o mecanizado, pero no está presente en los productos finales y no presenta ningún riesgo para los consumidores. La soldadura, por ejemplo, emite cromo VI. Sin embargo, su uso principal es para el trabajo de cuero y también algunos objetos de metal, que pueden ser empapados en un baño de cromo VI para que parezcan cromados. Los principales productos en cuestión son grifos, tapones de botellas de perfume y tubos de lápiz labial, donde el cromo se utiliza esencialmente para fines decorativos.

Una sustancia asesina

En Francia, el valor límite de exposición para el cromo VI es de 0,001 mg/m3. La Comisión propone 0,025 mg/m3. Se trata de un valor 25 veces superior, que "garantiza" una incidencia de 1 caso de cáncer de pulmón por cada 10 trabajadores expuestos, según cálculos de la Agencia Europea Químicos (ECHA). Ese es un alto precio a pagar por una tapa de spray brillante, especialmente porque ya existen alternativas probadas y autorizadas para la mayoría de las aplicaciones.

"¿No deberíamos aceptar una terminación ligeramente diferente para eliminar esta sustancia que mata a la gente?" , Pregunta Anna Lennquist, toxicóloga en ChemSec, una organización no gubernamental que hace campaña por la sustitución de productos peligrosos.

¿Cómo se puede explicar tal discrepancia? El punto de partida para la determinación de los valores límite propuestos por la Comisión son las recomendaciones del Comité Científico de Límites de Exposición Profesional (SCOEL). Según la investigación de Le Monde, 15 de los 22 expertos de este comité oficial tienen vínculos con los sectores involucrados. El intenso lobby de la industria hizo el resto. Esto está claramente documentado en un informe de Corporate Europe Observatory (CEO), una organización con sede en Bruselas especializada en exponer el lobby corporativo en la UE. Publicado en diciembre de 2016, este informe muestra que los valores propuestos por la Comisión son idénticos a los que la industria exigía y ofrecía menos protección que los demandados por los sindicatos. En cualquier caso, ninguno de ellos es más estricto que los valores propuestos por SCOEL al comienzo del proceso.

Los sindicatos solicitaron que el valor límite para la sílice cristalina fuera de 0,05mg/m3, la industria 0,1mg/m3. La Comisión optó por 0,1mg/m3. ¿Polvo de madera? Los sindicatos querían 1mg/m3, la industria quería 3mg/m3, y la Comisión optó por 3mg/m3. ¿Butadieno? Los sindicatos querían 0,5 ppm (partes por millón), la industria quería 1 ppm y la Comisión optó por 1 ppm. Y la cosa continua en la misma linea

El próximo paso en la revisión de la directiva es una votación en la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo el martes 28 de febrero. Los actores industriales han hecho saber que rechazarían cualquier restricción adicional. En una carta a la que Le Monde tuvo acceso, nueve asociaciones sectoriales, incluida la organización europea de empleadores BusinessEurope, dicen que "se oponen" a unos valores límite inferiores que "no necesariamente ofrecerán una mejor protección a los trabajadores" y podrían “comprometer el equilibrio entre la evidencia científica y la viabilidad " .

Esta revisión, de acuerdo con el proyecto de directiva de la Comisión, es coherente con el objetivo establecido por el presidente de la Comisión, Juncker, e inspirado en el sistema de calificación bancaria de una “Europa social Triple A”.

Stephane Horel

http://www.stephanehorel.fr/

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios