Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

A mi no me silba nadie

No son pocas las veces en que las mujeres hemos sentido el acoso sexual por parte de vecinos, amigos, docentes, parientes y en la mayoría de los casos por desconocidos. Situación que no solo nos pone en riesgo ya que en cualquier momento el acoso puede pasar a otro nivel, sino que además genera un continuo estrés e inseguridad de transitar libremente por nuestras vidas cotidianas alterando nuestras relaciones con los otros y nuestro desarrollo personal.

La falsa creencia con la que educaron a muchos hombres en este país, por la cual asumen que la mujer es un objeto sexual que tiene el fin de complacerlos, empezando por sus deseos visuales, hace que las mujeres seamos fácilmente juzgadas por la forma en que nos vestimos, hablamos o actuamos, afirmando que está es la causa del acoso y en casos más severos es la “causa” de las violaciones sexuales. Estas prácticas responden enteramente al rol de género asignados hombre-mujer y las características que cada una debe asumir y reproducir.

Lastimosamente escenarios académicos, donde supuestamente se proclaman las libertades personales, no son lejanos a esta situación, existen casos de acoso frecuentes pero invisibilizados o escondidos por la comunidad académica, muchos de estos provienen de docentes que utilizando su poder en la universidad acosan a estudiantes y luego siguen en su puesto como si nada hubiera pasado, porque en este país si no hay una violación es imposible denunciar y demostrar un acoso. Aun cometiéndose actos mucho más denigrantes como la violación, la cual efectivamente en la mayoría de los casos inicia con un acoso, en cualquiera de sus expresiones, es negada y ocultada, por el hecho de que el violador o acosador pertenezca a cierta comunidad académica, primando el renombre del sujeto y la de comunidad a la que pertenece por encima del bienestar de la persona afectada.

Ahora bien, es necesario cualificar el debate y tener claras las expresiones en las que el acoso se manifiesta. Los estereotipos impuestos desde diferentes expresiones, incluso en los movimientos sociales, representan también constantes críticas hacia las compañeras por su forma de vestir, de hablar, de comportarse, salidos de los cánones ideológicamente adoptados. Compañeros el señalamiento hacia una compañera por algunos de estos elementos u otros más aquí no mencionados, sean cuales sean, también representan un ataque directo a la autonomía y libertad de la persona y una vulneración hacia su integridad. A demás el hecho de señalaras reproduce “autoridades” que vulneran el proceso de reconocimiento individual. Partamos de la necesidad de un proceso constructivo en colectividad y no de una crítica sesgada.

El acoso sexual no solo se manifiesta en un silbido, palabras soeces o contacto físico. También se manifiesta a través de una mirada o una actitud incomoda, hasta en una crítica o ataque directo a las actitudes personales enmarcadas en los roles a reproducir. Esta claridad nos permite identificar de forma más rápida y audaz los inicios de un acoso sexual y sus consecuencias. La preparación emocional de reacción que tengamos puede llegar a determinar las acciones que se desarrollan y el cómo nos afecta. El acoso sexual no es algo normal, es algo para lo que tenemos que estar preparadas y contra lo que tenemos que actuar en cualquier escenario donde sea ejercido.

Tomado de: https://circulomovimientoygenero.wordpress.com/2015/04/02/a-mi-no-me-silba-nadie/
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios