Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

El cambio climático es una oportunidad para vender armas

ejércitoLas declaraciones del titular las hizo el ministro británico de Defensa en 2009, Lord Drayson.

También piensan que les va a beneficiar la crisis energética porque la escasez de energía les va a aumentar los pedidos para intentar mantener el flujo de energía hacia el primer mundo.

Un buen ejemplo de ello son las armas a cambio de petróleo de China, donde las armas se intercambian directamente por petróleo con los países de América Latina y África. El ejemplo de Sudán es notorio: Sudán estaba recibiendo armas chinas durante la guerra de Darfur, acompañado por el rápido aumento de las exportaciones de petróleo de Sudán a China.

Otro ejemplo más cercano:

La mayor venta de armas de Gran Bretaña también se paga con petróleo. El ‘acuerdo de armas Al-Yamamah’, en curso desde 1985, del Reino Unido con el régimen autocrático de Arabia Saudita, consiste en la venta de aviones y misiles por parte de los británicos. Por su parte, Arabia Saudí ha entregado hasta 600.000 barriles de crudo por día para el gobierno británico. El contratista principal, BAE Systems, ha ganado decenas de millones de libras de estas ventas, que están rodeadas por las acusaciones de fraude.

Mientras todos estamos preocupados porque el cambio climático mata a miles de personas, se pierden cosechas, se destruyen casas, se hunden países, los militares se preocupan porque el cambio climático y la dependencia energética es para ellos una vulnerabilidad estratégica y operacional que han de tratar y les impulsa a usar combustibles alternativos y a volverse más “verdes”.

En 2006, BAE Systems fue uno de los primeros grandes productores de armas en presentar una nueva gama de armas “ecológicas”, como balas con menos plomo, misiles con menos toxinas y vehículos blindados con menores emisiones de CO2. Otras empresas siguieron centrándose en el uso de energías alternativas. Boeing desarrolló un luchador que utiliza biocombustible – la ‘Green Hornet’ – y General Dynamics ha diseñado un avión “verde”. Mientras tanto, Raytheon está trabajando con Cyclone Power Technologies para producir un motor que puede funcionar con combustible de algas y aceites usados. EADS presenta también un avión que vuela con combustible de algas. Por el momento, hay una carrera para desarrollar aviones no tripulados que funcionan con energía solar, y otros combustibles alternativos.

Parece ser que las principales empresas armamentísticas del mundo tienen claro que quieren intervenir en el negocio de las energías (también de las alternativas) y han patrocinado una conferencia en 2011 en la que se concluía que:

“El mercado de la defensa en todo el mundo es digno de un billón de dólares al año. El mercado de la energía y del medio ambiente se valora en al menos ocho veces esta cantidad. [...] Lejos de ser excluidos de esta oportunidad, el aeroespacial, el sector de defensa y seguridad se está preparando para hacer frente a lo que parece que va a convertirse en su mercado contiguo más importante desde la aparición del negocio de la seguridad civil hace casi una década “.

Esto es coherente con la aparición en las Directivas de Defensa Nacional de los principales países de la seguridad energética como uno de los posibles enemigos ante los que hay que enfrentarse.

Entre tanto, todos los ejércitos del mundo se apresuran a publicitar que se están volviendo responsables ecológicamente y que intentan cuidar el medio ambiente rebajando sus emisiones, controlando sus vertidos.  Nuestro Ministerio de Defensa es una buena prueba de ello.  Se visten de verde para dar imagen, pero realmente sólo les importa el color del dinero

La guerra es un negocio.  Muy lucrativo.  Muy cínico.

Fuente original: Mark Akkerman en wri-irg

Fuente: http://www.utopiacontagiosa.org/2013/07/02/el-cambio-climatico-es-una-oportunidad-para-vender-armas/
Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios