Tu cuenta

Iniciar sesión Registro

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Crear una cuenta

Los campos marcados con un asterisco (*) son obligatorios.
Nombre
Usuario
Password *
Verificar password *
Email *
Verificar email *
Captcha *
Reload Captcha

Buscar

Redes y RSS

Facebook Twitter

 RSS

Suscripción e-mail

Recibe el Boletín Diario del Portal

E-mail:

Traducir

Política de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la navegación de sus usuarios y obtener información estadística. Saber más

Acepto

La nueva izquierda apoya el ladrillo más "cool"

Estos días pasados pudimos ver como se reunieron la élite política del nuevo cuño izquierdista y la conservadora con el afamado arquitecto Norman Foster, orquestados por una amplia gama de empresarios, burgueses de nuevo color que construirán las extravagancias arquitectónicas, que saldrán de las elucubraciones de la Norman Foster Foundation y más “cool” [1]. El espectáculo no solo fue la apertura de la fundación y su corte, en un antiguo palacete construido en 1902, sino la larga cola de jóvenes esperando a la entrada, encandilados por estos asesores de las nuevas tecnologías en los que creen porque les lanzaran al estrellato, con las nuevas estrategias empresariales o startups [2], que también se dieron cita en el evento.

Cuando existe algún impedimento legal es fácil de solucionar, se recurre a la vía política y mediante una fina variación de ley todo queda legalizado. El Ayuntamiento de Ana Botella lo intentó pero no lo consiguió, en el año 2014, la Comisión de Patrimonio vetó las obras para rediseñarlo, por lo que se ha tenido que esperar algún tiempo para la inauguraron de la fundación, Se ha aprobado un plan especial para el edificio por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Manuela Carmena. Independientemente del color todos actúan igual. En esta ocasión, han sido los nuevos Gobiernos municipalistas, "los nuevos Mesías" los que han apoyado al capital.

En fundaciones como la inaugurada, se perfilan las estructuras que muestran al resto de los vivientes el púlpito del poder. Su trabajo es la construcción de un aglomerado que dote de orden, reluzca y asiente el trono de la autoridad. Es un centro desde donde se proyectan los nuevos barrios gentrificados.  Lo que fue el barrio de la clase obrera ahora es expropiado para ser ocupados por los nuevos ricos o clases más pudientes o los nuevos pijos. Citar algunas muestras ya construidas como la fundación antes citada como la Torre Caja Madrid, Camp Nou, Deutsche Bank Place en Sídney, 8 Canada Square,...todas han sido colocadas en barrios de obreros. 

Estas faraónicas edificaciones son el centro de esas áreas de centralidad, que nos acerca Miquel Amoros al definir la ciudad o megapolis “un nuevo modelo de ciudad, hueco, mecánico, uniformizado, alimentándose del área metropolitana. Una ciudad parásita, sin obreros; una tiranópolis ....Una ciudad con unos pocos habitantes dóciles, cuya cúspide políticofinanciera quede disimulada tras nuevas áreas de centralidad, es decir, tras grandes centros comerciales, las catedrales del consumo que reordenan la vida de los barrios” [3]. Estas cimentaciones son la representación del poder del capital, mediante figuras no habituales, con formas curvas y dinámicas e iluminadas por altos voltajes, para ser vistas desde distancias lejanas y mostrar el asiento del faraón, la cúspide políticofinanciera. Es el lugar donde el gran capital se organiza para llenarse los bolsillos y desde donde mueve los hilos.

La sociedad de estas estructuras es el fruto de las nuevas tecnologías, de la mundialización, que ha dado lugar a la aparición de una minoría de nuevos ejecutivos agresivos alzados por las tecnológicas TIC. La distribución del personal es por castas según la altura de la planta. En la zona más elevada están los ejecutivos agresivos con el jefe; más abajo están los operarios con un PC y su iPad bajo el brazo, siempre resueltos y dispuestos a la actividad del momento, maleables ajustados a la rapidez; en la zona de abajo están los consumidores de productos superfluos y los establecimientos de las típicas marcas de las multinacionales (marcas low cost). De lunes a domingo está el edificio al máximo rendimiento. Es una maquina bien engrasada que no descansa y en continuo movimiento a las órdenes del capital.

El eje central del fórum fue proyectar y plantear la edificación en las ciudades construyendo edificios habitables y sostenibles, con el fin de contrarrestar el exceso de consumo de energía en ellas y la distribución de su población, ya que continúa en aumento. En 2025 el 75% de la población estará en las ciudades. La propuesta fue hacer más ciudades mass-city, lugares donde la persona es vigilada y dirigida, donde todo lleno de pantallas y sensores que te orientan continuamente hacia donde debes de dirigirte y que "reducen el consumo de energía y autotecnificadas". Aunque al leer sus ponencias podemos obtener el nivel intelectual y moral del evento, y hacia donde nos tratan de llevar, con expresiones como “El hormigón es más verde que la hierba”, o " crear edificios desde una semilla. Es el final de la construcción tal y como la conocemos" [4]. Estos ideólogos desprecian la naturaleza y la cultura, donde hay vida cultural y natural, la arrasan para crear especulación, incultura mediante "lo verde" sostenible y tecnoeconomía.

Hace más de un siglo que el arquitecto y diseñador Williams Morris dejo constancia de su obra, así como sus posturas e ideas, todavía actuales a pesar de transcurrir más de un siglo. Su denuncia sobre la esquizofrénica del naciente sistema capitalista, cada vez más separado de lo humano aún sigue la senda, la denuncia hoy debería de ser más fuerte desde la calle y desde los arquitectos o diseñadores, conocedores de este pensador y arquitecto como de tantos otros. Morris trato de rescatar la actitud del artesano y llevarla al arquitecto, nos decía que en el momento de construir una edificación debe de haber creatividad y agrado, tanto durante como en la entrega del trabajo terminado, así como en su uso. Objeto, uso y arte debe de estar unidos. Cuando dice “El arte es la expresión del gozo en el trabajo”. Son ideales olvidados por esta minoría elitista y arquitectónica, por eso  deben de ser rechazados por la gente de pensamiento crítico, defendiendo la vida social y en comunidad, donde debe de rezumar el espíritu moral y racional como ocurrió hace poco en El Cabañal, Gamonal y Can Vies. Las personas rechazaron la urbanización del ladrillo, del despilfarro y del progreso. Y tras este encuentro capitalista estar alerta, ya conocemos que el sistema todo lo soluciona con más crecimiento, más cerca del colapso. 

Alfonso Soler, colaborador del El Eco del Palancia

 http://elecodelpalancia.blogspot.com.es/

[1] http://www.normanfosterfoundation.org/es/

[2] Startups es la nueva búsqueda de dinero por el sistema capitalista, no utilizan fuentes de financiación tradicionales como pueden ser créditos de bancos y otros vehículos similares, optando por capital aportado por inversores a cambio de un porcentaje de la empresa en aquellos casos en los que la startup no cuente con un modelo de negocio de sus primeros meses de vida. Es muy utilizada por los trabajadores de Silicon valley  https://www.elblogsalmon.com/conceptos-de-economia/que-es-una-startup

[3]  http://periferiesurbanes.org/wp-content/uploads/2011/03/AMOROS2003UrbanismoOrden.pdf

[4]   http://cultura.elpais.com/cultura/2017/06/01/actualidad/1496345467_316850.html

Submit to DeliciousSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 2.00 (1 Vote)

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios
Añadir comentarios